Puesto de comida callejera, Bohol, Filipinas

“Regresamos mañana a España, os queremos decir… que amamos a la gente de este país”

Yo, con un nudo en la garganta, e Irene con lágrimas en los ojos, regresamos a nuestra moto y continuamos con “las despedidas”.

Familia Filipina en el porche de su casa

Era la última noche en Filipinas, o eso creíamos al menos. Acabábamos de presenciar uno de esos atardeceres que sólo existen en Filipinas, pero que por la época de lluvias en la que estamos, aún no habíamos podido disfrutar.

Niños jugando al atardecer en bohol, Filipinas

Fue la Isla de Bohol la que nos brindó tres atardeceres espectaculares. La guinda perfecta a un viaje igual de espectacular.

Colores al Atardecer en Bohol, Filipinas

Decidimos coger la moto y compartir con ellos, la gente que tanto nos había dado durante 24 días, esos momentos mágicos que se producen en Filipinas tras caer el sol. La noche Filipina es toda una atracción en sí misma.

Puesto de comida callejera, Bohol, Filipinas

Los puestos de alimentación adquieren ese color cálido, producto del tungsteno de las bombillas. El humo de las barbacoas impregna las calles de cualquier ciudad, o pueblo, con un olor muy característico.

Mujer hace Barbacoa de carne en Bohol, Filipinas
Pareja hace Barbacoa de carne en Bohol, Filipinas

Las botellas de Emperador, Tres Cantos y cómo no, San Miguel, comienzan a asomar sobre las mesas, sacadas a las puertas de las casas.

Familia bebe al anochecer y disfrutan juntos

En Filipinas todo se comparte, todo se hace en familia y entre amigos. Esa noche volvieron a hacerlo con nosotros, como lo habían hecho durante los últimos 24 días.

Amigos charlan sentados en el porche de su tienda de alimentación

Cuando el Emperador, y sobre todo el Tres cantos, comienzan a subir a las cabezas, es turno de sacar el Karaoke y subir el volumen hasta límites ensordecedores.

Mujer encendiendo un cogarro y cantando Karaoke, Filipinas

A compartir con ellos, todo esto, dedicamos la última noche. En el momento que divisábamos el humo de las barbacoas o escuchábamos el estruendo del karaoke, nos echábamos al lado de la carretera y allí parábamos el motor de nuestra moto.

– “Eres Filipina?”

– “Soy mitad Filipina, mitad Española”

– “Tomad asiento y un vaso”

De esta forma comenzaban la mayoría de conversaciones esa noche. Irene y yo no nos cansábamos de agradecer a todas esas personas, el trato recibido en el último mes. Ellos se afanaban en devolver los agradecimientos por el hecho de haber visitado su país.

Niños viendo la televisión en una tienda, Bohol, Filipinas

Para ellos era un auténtico honor que estuviéramos allí sentados, nos preguntaban nuestras impresiones acerca de su país, se preguntaban, entre extrañados y ofendidos, por qué Irene no hablaba Tagalo.

La misma rutina se repitió durante toda la noche… Compartíamos un rato con cada uno de ellos y continuábamos nuestra ruta de “agradecimientos”.

Hombre en su tienda de pescado, Filipinas

“Gracias por venir y Feliz viaje”,

Las despedidas eran siempre de este modo.

Nos marchamos a la cama con la alegría de lo vivido, pero con la tristeza de no haberlo hecho cada noche.

Lo de esa noche fue un ejercicio necesario en este viaje, o diría que en cualquier viaje, un ejercicio que te hace sentir menos turista, que te permite escuchar a personas completamente diferentes a ti, pero no tanto como puedas pensar, un ejercicio que te humaniza, que te hace comprender los problemas del día a día de esa gente, que te permite , como en nuestro caso, de alguna u otra manera, agradecerles todo lo vivido.

Filipinas nos ha dado mucho durante este mes, pero mucho más nos ha dado su gente, son educados, amables, hospitalarios, hasta de su timidez hacen virtud.

Un Español que conocimos y el cual ha emprendido una nueva vida en Filipinas, nos subrayó una frase que define al Filipino de la mejor forma posible

“Un Filipino nunca te falla”.

No podría estar más de acuerdo, es la primera vez, durante un viaje,  que no me engañan o tratan de engañar, o al menos yo no lo he percibido de esa forma en ningún momento. Nadie nos ha negado una foto, nadie nos ha negado un sonrisa, siempre había una mano tendida para ayudarnos … Es la primera vez que no me siento un Dólar andante, es la primera vez que bajo la guardia completamente con toda persona que se me ha acercado.

Podemos decir que hemos disfrutado de un país como nunca lo habíamos hecho, desde dentro, como dos Filipinos más.

Al día siguiente, por la mañana, comenzábamos nuestro regreso a Madrid, una vuelta que duró casi tres días.

Esto ha sido como empezar un libro por la última página, pero en breve continuaremos con las siguientes. Permaneced atentos.

Mujer mira TV en el porche de su casa, Filipinas
Importante

Consulta nuestra guía acerca de Filipinas. Encontrarás toda la información necesaria para tu próximo viaje: Presupuesto, ruta, información útil y consejos. Sólo tienes que hacer clic en el siguiente enlace – Guía de Filipinas

 

Si te ha gustado, compártelo:
Facebooktwittergoogle_plusmail

15 Comentarios

  1. El reportaje es una preciosidad. Has reflejado con maestría los paisajes de esta maravillosa tierra y sobre todo has sabido
    captar la humanidad de sus gentes en unas instantáneas nada forzadas. Sentido y sensibilidad en tu cámara. Enhorabuena y a seguir por esa y otras sendas.
    Un beso, sobrino.

    María José.

    • Muchas Gracias tía molona. Me encanta poder transmitir a cada uno de vosotros lo que nosotros sentimos allí. un besazo

  2. Sois muy grandes!! Me encanta y os sigo desde el principio, y me encanta leeros, ver las impresionantes fotos que hacéis, pero sobre todo, la ilusión con la que hacéis todo!!
    Un besazo para los dos y espero un día conocerte Irene!! Que con David tuve la suerte de compartir uno de los mejores viajes de mi vida, 🙂
    Besicos y a esperar la segunda parte!!

    • Muchas Gracias Eva!! Yo también guardo un gran recuerdo de aquel viaje. Me hace mucha ilusión que nos leas, a ver si nos vemos pronto, un beso

    • Hola Eva,Que maja eres! Yo también quiero conocerte! Y si es viajando mucho mejor,Que yo, ya he probado esta manera de viajar y no hay quien me la quite ya! 😉
      No sabes la ilusión que me hace que digas que nos sigues desde el principio, y que sobre todo que te guste 😉 Con estas cosas que nos dices nos das un “chute “de fuerza para seguir con la misma o más ilusión!
      Un abrazo y espero conocerte pronto 😉

  3. Yo esperando a volver a ese fantástico país a final de año! 😉

    • Pero que envidia nos das!!! A ver si quedamos un día con una cerveza y charlamos de nuestra querida Filipinas.

  4. Fantástico, me habéis transportado a la noche filipina y después de un día bien estresante. Preciosas fotos, relato y muy buena idea empezar por la ultima página.
    Enhorabuena chicos y como dice otro gran blogger, Antonio de Historias de Nuestro Planeta: a seguir así!!!

    Muchos besos
    Ali

    • Podríamos estar dándote las gracias mil y una vez, Y no sólo por este comentario, eres una de los GRANDES bloggers que no están ayudando mucho en nuestros inicios, y no sabes la ilusión que nos hace. El Próximo día que te veamos no hay prisas que valgan, nos tomamos algo si o si. Muchos besos

      • Un abrazo, y hecho lo de tomarnos algo!! Qué va, no soy una de las grandes, vosotros que me miráis con buenos ojos besos!!

  5. Que viaje tan hermoso, me imagino que para Irene en particular estuvo cargado de sentimientos.
    Las fotos son IN-CRE-I-BLES
    Un saludo!!

    • Muchas Gracias OriPotato , el viaje fue increíble en todos los aspectos y para Irene el viaje esperado por muchos años. Nos alegra que te gusten las fotos, es muy fácil hacerles fotos, les encanta!!

  6. Venga, ya me habéis acabado de convencer, Filipinas será un próximo destino, seguro! Genial post chicos, al final con lo que nos quedamos de los lugares que visitamos es con la gente, totalmente de acuerdo!
    Un abrazo!

    • Muchas Gracias Virginia!! Es un destino que recomendamos a todo el mundo, y la gente es la más maravillosa que nos hemos encontrado, y no solo porque nos toque de cerca eh 🙂 . Gracias de nuevo, eres genial!!

Deja tu Comentario

Tragaviajes te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando este formulario serán tratados por David Sánchez Fernández. La finalidad es poder moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que tus datos se guardarán en la base de datos alojada en Hosting Oclic SL, mi proveedor de email y hosting, pero solo con la finalidad de poder mostrar tus comentarios en este artículo. También utilizamos el plugin Subscribe to Comments Reloaded (StCR), a través del cual puedes suscribirte a los comentarios para poder recibir en tu email las contestaciones que tú elijas (respuestas a tus comentarios, todas las respuestas o ninguna respuesta). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@tragaviajes.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.