Paseo en triciclo por el pueblo de Tanay Rizal, visitando la escuela donde estudio la madre de Irene

David, David, ¡quiero convertirme en una auténtica filipina!. Quiero comerme un Balut.

Argg en serio?

¡Que si!  ¡Que sí! No quiero marcharme sin probarlo.

Y bueno, os preguntareis.  ¿Qué es un Balut /Balot?

Un balut/balot es un encantador patito, que antes de terminar su proceso de incubación es recogido en forma de huevo, para ser cocido y así deleitarnos nuestro paladar.

No perdáis detalle, no tiene desperdicio.

 

¡Qué!, ¿Os animáis?

Para los filipinos es un afrodisíaco en toda regla.

Frases como estas se oían, siempre que salía en una conversación el famoso Balot  

“STRONG MEN” (hombre fuerte),

“If you eat this, you will have a funny night for sure” (si te comes esto, ten por seguro que tendrás una noche divertida)

Balut, Feto de pato. Alimento en Filipinas, es un afrodisíaco para ellos.

Y bien, tras haber probado este “exquisito filipino manjar”, os contamos.

  • Sabor: huevo cocido.
  • Textura: difícil de expresar. Para nada se notan las patas, el pico, o las plumas.
  • Líquido: cantidad moderada, escasa diría yo, menos de la que esperábamos.
  • Condimentos: sal  y/o vinagre.

Así fue como iniciábamos nuestro viaje a Filipinas. Concluía un día increíble e improvisado, repleto de emociones, sensaciones y  reencuentros familiares.

Reencuentro familiar en Filipinas

Reencuentro familiar en Filipinas

 

 

Hoy ha dado para mucho, no sólo hemos visto cosas curiosas, sino que también hemos conocido de cerca y de buena tinta, la cultura y costumbres FilipinasHemos pasado más de 24 horas con mi familia.

Nos recibían con sus mejores galas, la ocasión lo merecía, es para ellos  todo un orgullo que alguien viaje desde tan lejos para conocerles a ellos y a su país.

Una estupenda,  magnífica, variada y gran comilona Filipina, llena de platos típicos, postres deliciosos, y novedosas frutas ante nuestros ojos.

Fruta en Filipinas, banana y Rambutan
Bizcocho Filipino como postre
Una invitada inesperada, la vecina y amiga de mis tíos, ha insistido en mostrarnos parte del legado importante del pueblo donde nos encontramos, Tanay  Rizal. Situado  en la Isla de Luzón, 57km al este de Manila (3h aprox en coche dependiendo del tráfico).

Apenas sin haber reposado la comida, dos excursiones nos tenían preparadas. Visitas que nunca antes nos habríamos planteado realizar, pero que por el entorno, el lugar y el momento, nos dejamos llevar.

Las Visitas fueron: El campamento militar y  la majestuosa Mama María (Virgen María).

Para no parecer irrespetuosos, a veces en la vida hay que realizar cosas en las cuales uno no se siente del todo cómodo, como en nuestro caso visitar un campamento militar. Lugar en el cual se respiraba Hostilidad. Hicimos de tripas corazón, pensamos que nos  podría servir para conocer y ahondar más así en la cultura y acciones de interés del país.

Visita a una campo Militar en Tanay Rizal, Filipinas

La otra sorpresa que nos tenían preparada era una visita a una gran Virgen María. Llamada por los autóctonos “Mama María”. Enclavada en  un entorno  muy cuidado a la vez que precioso, en una montaña rodeada de gran vegetación. En el  interior de la misma, una capilla se encontraba, y dónde pudimos presenciar una pequeña misa, en inglés debido a nuestra presencia, en lugar de tagalo (idioma hablado en filipinas sobre todo en la isla de Luzón).

Virgen Maria gigante en tanay Rizal, Filipinas

Virgen Maria gigante en tanay Rizal, Filipinas

Pero lo mejor estaba por llegar…  Ese paseo en el tricycle de mi tío, por las calles y parajes del pueblo, sin duda uno de los paseos más disfrutados del viaje, os lo estoy relatando en primera persona y me invade un sentimiento enorme de nostalgia y pena.

¿Cuando volveré a tenerlos cerca?. Retrocedería en el tiempo para vivirlo, una y otra vez. Esa sensación de felicidad que  recorría nuestros cuerpos.  Felicidad como la que puede sentir un niño cuando se despierta el día 6 de Enero y abre los regalos que lleva esperando un año entero.

Paseo en el triciclo familiar en Filipinas

Yo, no sólo un año, sino muchos días, año tras año, casi  una vida entera…  Para disfrutar de algo que nunca llegaba y que por fin estaba pasando. Esas miradas con David dentro del tricycle, que se cruzaban y  decían ”disfrutemos de  esto”. Porque en un viaje  lo importante no sólo es qué ver, sino  ¡qué sentir!

Niños compran unos helados en la tienda del pueblo

Niños Filipinos juegan por las calles de Tanay Rizal, Filipinas

Una ruta turística, guiada por mi prima y  mi tío, llena de risas, donde pudimos conocer un poco mejor la historia de la familia Rumbaoa y conocer el lugar donde  mi madre pasó varios años de su infancia, y dónde se formó en sus inicios.

Para proseguir  así el día con la fabulosa merienda del Balut, una exquisita cena y posterior reunión familiar.

Porque una cosa os hacemos saber, los filipinos cuando celebran algo, lo celebran a  lo grande, y ¡con comida por doquier!

Cena Familiar en Filipinas, mucha comida y bebida

Espero haber transmitido un poco como es pasar un día con gente Filipina y haber desmitificado el acto de valentía de comerse un Balut .

Hacednos caso, Si visitáis filipinas no os marchéis sin antes haber hecho el intento.  Y si no habéis sido capaces o lo suficientemente valientes, ¡lo importante es participar! ; )

Buenas noches nos vamos a dormir 😉

Mesita de noche con virgenes, san jose y estampitas para rezar

Importante

Consulta nuestra guía acerca de Filipinas. Encontrarás toda la información necesaria para tu próximo viaje: Presupuesto, ruta, información útil y consejos. Sólo tienes que hacer clic en el siguiente enlace – Guía de Filipinas

Si te ha gustado, compártelo:
Facebooktwittergoogle_plusmail

15 Comentarios

  1. Jajaja a mí me costó tres años y pico probarlo!!! Pero por lo menos lo probé antes de volver a España! =)
    Mi marido no lo había comido nunca -y eso que es filipino- y lo probamos juntos. Nuestros amigos me hicieron un vídeo por si vomitaba o algo…pero se quedaron con las ganas! ?

    Besines pa los dos!

    • jeje curioso que tu marido no lo hubiera probado. La familia de Irene se los llevaba a casa para comerlos. Una vez por probarlo vale pero ya más… Un beso y gracias por comentar!!

  2. Bueno, os merecéis un aplauso! Irene qué claro lo tenías, es que ni has dudado, qué valiente! David se nota que no te has querido quedar atrás jajaja pero Irene ha arrasado, si es que las chicas al poder 😀 Seguiremos disfrutando de vuestros relatos por este magnífico paraíso que esperaos conocer en un futuro próximo!
    Un abrazo guapos!

    • jeje, yo lo probé al ver que se relamía al comérselo, pero mi patito se resistió más xD. He de reconocer que Irene es una valiente, a veces demasiado :).Muchas gracias Virginia por estar siempre ahí. Un besazo

    • Gracias Virginia!, jejee cómo lo sabes, las chicas al poder! Claro clarísimo! la curiosidad podía conmigo, y estaba muy muy mentalizada, David me dejó supersorprendida, porque él, la contrario dijo que ni hablar, y al final cayó, el poder de seducción y de convicción nuestro que es mágico jijiji, por cierto próximo destino de viaje o escapada vuestro? ; ) besos!

      • Hola guapa! Aun no hemos decidido viaje viaje, pero escapada a Madrid para ir a Fitur sí!! Espero que nos veamos por allí eh! Un beso grande para los dos y seguid así chicos!!

  3. Irene, ¿puedes decirle a tu familia que si quiere otra hija aunque no tenga rasgos filipinos?

    Me he emocionado con vuestros vídeos, así, a lo bruto, me han recordado a días cualquiera en las islas. Pensar en Filipinas para mí es casi igual que hacerlo en Córdoba y veo que desde ahora para vosotros será casi lo mismo.

    Me alegro de que cada vez seamos más los que lo contamos y que contagiemos a nuestros paisanos de esta pasión.

    Un abrazaco,

    Claudia

    • Hola Claudia, me alegra que digas que te han emocionado! Veo el vídeo del paseo en tricycle una y otra vez, me encanta y creo que se nota , por la cara de felicidad y emoción con la que se nos vé.
      No lo has podido explicarlo mejor, solo fueron 26 días , y ya hablamos cómo si fuera nuestra segunda casa, pues tu que has vivido en ella pues imagínate, ahora entendemos porque Filipinas te tiene tan enamorada, pues a nosotros nos ha pasado lo mismo:) ,es así como nos hicieron sentir, increíble de verdad. Algo de culpa tiene el componente emocional del viaje,por el tema familia, pero aun así creo que hubiéramos llegado a la misma conclusión, IMPRESIONANTE, no solo paisajes sino la gente…
      Lo de la hija no hay problema jejeje seguro que si les hablo de ti , de lo buena embajadora que eres y de las ganas de tener una familia filipina ellos superencantados,desde que nos fuimos rara es la semana que no nos escriben por facebook aunque sea para preguntar que tal estamos.
      Nos queda todavía mucho que contar.

      Y nosotros con más ganas de leer tus sobretodo tus hazañas Filipinas.

      Y lo dicho a ver si puedo desvirtualizarte en algún lugar del planeta, que David creo que si te conoce “in person”. Un abrazote 🙂

  4. Brutal!!! Hay que tener un par de eggs para comerse un Balut! No creo que estemos acostumbrados a esos paladares y esas texturas…
    Como siempre, me ha encantado el post!
    Besicos!

    • Eva!!! Pues no no estamos acostumbrados, es un poco asquerosito, pero Irene quería sentirse autóctona y mira 🙂 . Gracias por leernos y escribir siempre.Mil besos

  5. Que pinta más exquisita tiene el balut…. Jajaja

    • Pues te hemos traído uno para que lo pruebes, ¿cuando te lo levamos? jeje. Gracias por escribir Salva

  6. Admito que no sé si me habría atrevido a comer un balut, así visto impresiona bastante!!

    La verdad Ire es que transmites muy bien lo que ha significado este viaje para vosotros, encontraros con una cultura tan diferente rodeados de familia tiene que ser una experiencia inexplicable.

    Por cierto David, qué fan de tu cara cuando te das cuenta de que aún no te has comido al pajarito jajajaja.

    Un abrazo chicos!!

    • Valen!!, gracias como siempre por pasarte por aquí 🙂 No te puedes hacer una idea de la repugnancia que sentí al ver el patito en la cascara y sintiéndome presionado para comérmelo 🙂 , pero luego no estaba tan malo he de reconocer. Gracias , un abrazo!!!!

    • Gracias Valen! ; ) Veo el vídeo del paseo en tricycle y me emociono, es increíble lo de la gente filipina , en serio, son de lo mejor, y más aun si son familia. Lo dan todo y más. Creo que ambos nos sentimos superarropados e integrados.
      Confieso que la primera vez que vi un Balut, a mis 9 años , me quedé traumatizada, de cómo alguien podía comerse un patito pequeñito.Pero esta vez con más edad, con la mente más abierta, y con ganas de absorber todo lo referente a Filipinas, ayudaron mucho .
      Comerse el Balut era como una prueba o un reto personal más, y tuve varios meses para concienciarme de ello.
      No pude reírme más con las caras de David, pero es que creo que comerse yema y patito por separado, es más difícil, si lo comes mezclado pienso que es mejor jejeje y mi truco con mucha sal para no ver lo que hay. 🙂
      Eso s,i bichos, no puedo .
      Un abrazote Valen!

Deja tu Comentario

Tragaviajes te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando este formulario serán tratados por David Sánchez Fernández. La finalidad es poder moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que tus datos se guardarán en la base de datos alojada en Hosting Oclic SL, mi proveedor de email y hosting, pero solo con la finalidad de poder mostrar tus comentarios en este artículo. También utilizamos el plugin Subscribe to Comments Reloaded (StCR), a través del cual puedes suscribirte a los comentarios para poder recibir en tu email las contestaciones que tú elijas (respuestas a tus comentarios, todas las respuestas o ninguna respuesta). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@tragaviajes.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.