Mohamed, Bereber, desierto Merzouga

“Uno cree que va a hacer un viaje, pero enseguida es el viaje el que lo hace a él”. – Nicolás Bouvier, escritor, viajero y fotógrafo

Viajar para mí no es sólo rascar o tachar lugares de un mapa. Viajar es enriquecerse la vista, el olfato, el tacto, todos los sentidos, aprender de los demás y de uno mismo. Es encontrar algo aún más valioso que un  nuevo destino, en el que decir “he estado”, es tener la suerte de toparse con experiencias, emociones, momentos inolvidables, que no sólo quedan grabados en la retina sino también en el alma y sobre todo en el corazón.

Este es el primer regalo que me tenía preparado Marruecos, el Desierto de Merzouga, disfrutar de una de las noches más especiales de mis 31 años de vida, con  David y alguien verdaderamente especial, y ese es nada más y nada menos que Mohamed “El bereber”.

Mohamed, Bereber, desierto Merzouga

Bereber

Bereber, “amazigh” como se autodenominan ellos, significa “hombre libre”, es aquel que habita en zonas del Norte de África, cuyas tradiciones, lengua y cultura en sí es transmitida de padres a hijos. – (Os dejamos, al final del post, un reportaje de cómo son y cómo vive un nómada bereber del desierto).

Nuestro amigo Bereber

Mohamed Buoyakbane,  es una de esas personas que desprende un aura que te invita a buscar su amistad. Su mirada y sonrisa son todo bondad.

Siempre acompañado de su inseparable amigo, desde la infancia, Ibrahim.

Mohamed, Bereber, desierto Merzouga

Hoy, 25 de marzo, una noche de primavera, me encuentro con una panorámica espectacular, David está con su cámara y trípode.  Mohamed y yo hemos subido la duna corriendo, antes de que la luna llena nos espante las estrellas. Callados por un momento, con nuestras miradas hacia arriba, esperamos que se asome la bombilla que nos va iluminar esta cálida y familiar noche que se avecina.

Noche estrellada en el desierto

Vida Nómada

No sé cómo, ni por qué, pero Mohamed hoy tiene ganas de dar a conocer quien era, quién es y cómo quiere ser.

Me siento afortunada, esto de que  alguien que acabas de conocer te abra su corazón y te cuente sus sentimientos no pasa todos los días.

El segundo de 7 hermanos, a los 23 años, él y el resto de los hermanos decidieron que la vida de nómadas tenía que llegar a su fin, para así establecerse en un lugar fijo.

Sus padres ya mayores, para tanto trajín, merecían, por fin, vivir una vida mucho más fácil y tranquila. Me lo cuenta como si de una eternidad se tratara, pero me asombra el hecho de que tan sólo hace dos años de esa decisión que cambiaría para siempre sus vidas.

Jamás ha ido a la escuela, dice que apenas sabe leer, ni escribir, pero en cambio sabe hablar español, inglés, italiano, francés y chapurrear algún que otro idioma, aprendidos todos ellos en tan sólo un par de años, que son los que lleva trabajando en el desierto. Idiomas aprendidos, según él dice, “gracias a nosotros” , los turistas. Conoce a la perfección uno de los tres dialectos del bereber, cuyos nombres, muy complicados todos, no puedo recordar, pero si sé que son el del Norte, medio y bajo atlas.

Reitera una y otra vez que la vida de nómada, en el desierto, es muy dura, sobre todo cuando el principal tesoro es el agua.  Agua que encuentran tocando el suelo, viendo si éste está húmedo o no , excavando o plantando un halo de esperanza, de que cualquier día esa rama o fruto haya crecido, señal de que ahí hay agua y que la tierra es fértil.

En verano se trasladan ya entrada la  noche, para evitar así las altas temperaturas que sufren de hasta 50ºC . Su única manera de orientarse por lugares que no conocen es el uso de su Gps, las estrellas. Él y sus hermanos se conocen las constelaciones casi con los ojos cerrados. Desde bien pequeños sus padres se encargaron de enseñarles una por una esas increíbles formaciones luminosas. Y culminan su marcha ya entrado el día, donde duermen y descansan debajo de la sombra de un palmeral, o en algún que otro oasis encontrado, para resguardarse del calor infernal y así luego proseguir su marcha.

Amanecer en el desierto de Merzouga

Mohamed continua recordando su vida de nómada y ahí estoy yo para escucharle:

– “Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, y cada una tiene un enorme valor”.

– “Tuareg significa  “abandonados”, porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso, “señores del desierto” nos llaman, nuestra etnia es la amazigh ( bereber) y nuestro alfabeto el tifinagh”

– “Me despierto con el sol, ahí están las cabras de mi padre, ellas nos dan leche y carne. Nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba. Así hizo mi bisabuelo,  mi abuelo, mi padre, y después  yo”.

– “No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él”. “¡Mucho! A los 7 años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, agudizar la vista, orientarte por el sol y las estrellas, y a dejarte llevar por el camello. Si te pierdes, él te llevará a donde hay agua. “

– “Cada día dos horas antes de la puesta de sol baja el calor, y el frío no ha llegado. Hombres y animales regresan lentamente al campamento, y sus perfiles se recortan en un cielo rosa , azul, rojo , amarillo y verde. Es un momento mágico, entramos todos en la tienda y hervimos té, sentados, en silencio, escuchamos el hervor, la calma nos invade a todos, los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor”.

Bereber llamado Ibrahim con su dromedario

El cambio. De nómada a guía… Pero siempre bereber

Continua contándome hechos que le hicieron cambiar su vida de nómada por la de guía.

Una de la veces en las que se encontraba vagando por el desierto, una moto a gran velocidad pasó muy cerca de él, de la mochila del motorista algo cayó, lo que pareció ser un libro. Jamás antes había tenido en sus manos un libro, se acercó, lo ojeó, veía símbolos, letras, no entendía nada, pero miraba una y otra vez las fotografías. No podía leer lo que ahí había escrito pero no le importaba, él disfrutaba viendo esas imágenes nunca antes vistas, – “Irene, eso me dio mucha curiosidad”.

Más tarde volvió a escuchar el ruido de un motor, era el motorista, estaba buscando su libro, pero no un motorista cualquiera, sino un corredor del París Dakar, ese día era el inicio de una bella amistad, pues aquel chico malagueño volvería dos años más tarde, en búsqueda de Mohamed, para hacerles un regalo a él y al resto de las familias , enseres , ropa y balones de fútbol.

– “Lo que más añoro aquí es la leche de camella, y el fuego de la leña, caminar descalzo sobre la arena cálida, las estrellas aquí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra”.

– “Irene”, me dice,  “aun recordar el día que vi un grifo” me dice que el agua sale fácilmente “me sentí raro”, “¿cómo puede ser que salga  tanta agua y tan rápido de un grifo?”, “¡con lo difícil que es encontrarla en el desierto!”.

“Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua, cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso… ”

Pues bien ese fue el momento decisivo del antes, el ahora, y el después de Mohamed y su familia.

Ahora viven asentados en el pueblo de Merzouga, su vida dice haber mejorado mucho, está contento, tiene un trabajo. Es el responsable de los dromedarios en un campamento del desierto. Trabaja en función de la afluencia de turistas, esta semana algo más, por ser Semana Santa. Por la tarde recoge a los turistas del hotel, los lleva en los dromedarios hasta las jaimas del campamento del hotel. Hace el mismo trayecto unas tres veces al día, como máximo, seis en total.

Mohamed, Bereber, desierto Merzouga

Campamento bereber en el desierto de Merzouga

Cae la noche y  tras la cena tocan música bereber, porque dice que es con la música con lo que un bereber cierra el día. Duermen en el  mismo campamento hasta que comienza un nuevo día, toca ahora ver el amanecer con los turistas y vuelta con los dromedarios hacia el hotel. Vuelve a casa para descansar, llegada la tarde toca de nuevo comenzar con la jornada laboral.

Campamento bereber en el desierto de Merzouga

Tiene dos sobrinas, una de 8 años y otra de 2, de las que habla maravillas, se siente orgulloso, la mayor va la escuela y la peque pronto lo hará.

Me tiene eclipsada y fascinada con sus historias, conforme me va contando más lo admiro. Él me mira, y yo le digo, – “Mohamed eres muy inteligente”.

Me da las gracias y  se esconde bajo su pañuelo, intuyo que piensa que no lo es, le digo – “Ojalá tuvieras los medios para escribir y pudieras contarle, con tus escrituras, a los demás, todo lo que a mí me estas contando, mostrarle al mundo quienes sois, lo valientes y fuertes que sois. Mírame a mi. Sí, tengo una carrera, llevo años intentando perfeccionar mi inglés y tú en dos años hablas muchos idiomas, dependo de las tecnologías, y si a mi me dejas en el desierto, no duraría ni una semana. Sabes cosas que no nos enseñan a nosotros, sabes sobrevivir, sabes más de la vida que yo, a mi todavía me queda mucho por aprender, hoy tú me has dado una clase magistral”.

Amanecer en el desierto de Merzouga

Así empezaba este post, “Uno cree que va a hacer un viaje, pero enseguida es el viaje el que lo hace a él”.  Y así lo quiero finalizar. Ahora sabes por que he escogido esta cita para este relato.

Viajar me apasiona, Mohamed, nuestro amigo bereber, y más personas que se nos han cruzado en este viaje, y de las que más adelante os hablaremos, hacen que ésta, y otras experiencias más, sean las responsables de una adicción cuya cura es la de seguir y no parar…

Nómadas Bereberes – Vídeo –

A continuación os mostramos un reportaje acerca de la vida nómada, del pueblo bereber, en el desierto. En la siguiente entrada os contaremos todo acerca del desierto, con aún más fotografías de este increíble paraje.

 

Viaja Seguro con descuento

Siempre aconsejamos ir asegurado en tus viajes. Si viajas sin seguro, una simple visita al médico puede arruinarte tus vacaciones. Por poner algunos ejemplos: una apendicitis en Estados Unidos puede ascender hasta los 46.000 euros. O una resonancia magnética en Nueva Zelanda alcanza los 1.000 euros. Y podría continuar con multitud de ejemplos en otros países.

Pulsando en la siguiente imagen, no sólo podrás contratar el seguro que más se adecue a tu viaje, sino que también, además de ayudarnos a poder seguir contándote historias en este blog, tendrás un 5% de descuento por ser nuestro lector. ¡Viaja seguro!

 

A continuación os dejamos el programa de radio que realizamos sobre Marruecos en Radio Viajera:

Más artículos útiles para tu viaje a Marruecos

Palacio de Fez, Marruecos

10+1 Imprescindibles que ver en Fez

Fez , Fez…ciudad traviesa donde las haya. Jugó con nosotros al escondite por sus calles. Nos atrapó. Y sobre todo, nos encandiló. Seguro que te estarás preguntando ¿por dónde empiezo? ¿ qué hacer en Fez ? ¿ qué ver en Fez ?… […]

qué ver en meknes y alrededores

Qué ver en Meknes y alrededores

Al visitar una ciudad solemos quedarnos con las cosas interesantes que nos ofrece. Si destacamos sus carencias, suele ser con connotaciones negativas. Pero con Meknes me sucedió algo extraordinario, convirtiéndose en mi ciudad predilecta de Marruecos […]

Desierto de Merzouga, dunas de Erg Chebbi, Marruecos

Desierto de Merzouga

Cuando el coche giró la última curva y Mohamed nos dijo “ahí está el desierto de Merzouga”, preguntamos “¿eso son dunas?” , “sí, esas son las dunas de Erg Chebbi, y éste de aquí el pueblo de Merzouga”, a primera vista parecía una de las tantas montañas […]

que ver en marrakech que hacer marruecos

Qué ver en Marrakech

Si estás leyendo este post es porque te has animado a visitar la ciudad de Marrakech, o bien te lo estas planteando, o tan sólo quieres curiosear. En este post os queremos explicar qué ver en Marrakech y qué hacer, para que tus dudas se disipen y […]

cómo son los marroquíes

Pues… ni los moros son malos ni a veces moros

¿Alguna vez te has preguntado cómo son los marroquíes? . Voy a tratar de mostrároslo desde nuestra propia experiencia.
Pero antes cabe aclarar que existe un gran desconocimiento de algunos términos como: árabe, musulmán, moro… […]

Si te ha gustado, compártelo:
Facebooktwitterpinterestmail

38 Comentarios

  1. Hola muy Buenas, me llamo youssef y soy del mismo pueblo que mohamed”merzouga” nada solo os quería agradecer por todo el esfuerzo que hacéis sobre nuestro país y nuestra cultura, estoy escribiendo un libro sobre mi, desde mi vida nómada hasta donde e llegado. En la vida hemos pensado en nuestra vida interior cuando éramos nómadas salvajes, que llegara un día y vamos hablar más idiomas ni a conocer otras culturas, la vida de antes es dura pero es tranquila, el dicho que dice. Vosotros tenéis reloj nosotros tenemos el tiempo! Muchas gracias por todo, por cualquier cosa no dudéis en contactarme.
    Saludos desde el desierto de merzouga

    Vida nómada

    • Hola Youssef. Un placer saludarte y gracias por pasarte por aquí. Mucha suerte en la vida amigo 🙂

      Un abrazo

  2. Tuve la oportunidad de conocer a Mohammed en mi viaje a Marruecos en septiembre. Es una persona tal cual la describes, espectacular, sabe muchísimo de la vida y a nosotros nos eclipsó desde el momento 0.
    Gracias de verdad por compartir su historia, ¡es sencillamente encantador!

    Marta.

    • Muchas gracias por tu comentario y qué alegría que conocieras a Mohammed. Es una persona grande con un corazón gigante. Seguro que pasasteis unos día geniales en el desierto.

      Un abrazo

  3. beunos noches Irene y daved gracias para vesitar nuestro pais y me alegro que has gustado nuestra desierto

    que tienes en buena suerte que descoverir mas nuestra desierto porque hay otros setio que estas mas chulo en el desierto

    la verdad que me gusta todo que tu has publicado es en placer que vienen gente como vosotro en saludo y gracias para todo

    nos vemos

    said alla

    • Hola Muchísimas gracias por tu mensaje y bienvenida 🙂 ¿de que parte de Marruecos eres? Nos encanta Marruecos, nos parece un país que ofrece muchísimas cosas y tenemos la suerte de que está muy cerquita de España. Es un placer tener gente como tú por aquí también 🙂 Mil gracias

      • gracias amigo por tu responda

        yo soy de Merzouga

        y me encanta tu pagina y todo que lo explicas y me alegro mucho que te gusta nuestra vida

        y espero que llevas mas gente de alla para compartir nuestra vida con todo el mundo

        y sabes ?? que tienes mucha suerte en tu viaje tu eres buena persona eso que encuentras buena gente e

        en tu vida .

        amigo espero que nos vemos la proxima ves asi que puedemos descubrir mas cosas en nuestro

        cuidad en buena suerte te deseo el mejor y que conocer mas

        gracias para todo

        en saludo Said

  4. Una historia preciosa. Las historias que hablan de las personas son las que realmente nos cuentan la historia de un lugar o una forma de vida, porque son las personas las que hacen los lugares. Estos bereberes son gente sencilla, que no simple, y es un matiz que debemos entender. Mi noche en el desierto de Zagora fue una de las mas divertidas y magicas que recuerdo, qué alegría que lo vivierais juntos 🙂 Un abrazo!!

    • Gracias por comentar Manu. Efectivamente son sencillos pero no simples, de hecho son muy muy inteligentes. Hablar tantos idiomas sin apenas saber leer tiene un merito increíble. No hemos estado en Zagora pero todo el mundo recomienda llegar hasta Merzouga, las dunas no tienen nada que ver 🙂 Un abrazo AMIGO

  5. Tenía pendiente leer tranquilamente este post porque prometía. Y no me he equivocado.

    Me ha emocionado porque me habéis recordado nuestra noche en el desierto, a nuestro Mohamed, esa lección de vida que nos llevamos puesta . Sí, creo que después de esta experiencia, si la vives intensamente, algo se mueve dentro de ti.

    Mil gracias!!

    Me gustaría invitaros a que leáis nuestra experiencia, nuestra noche en el desierto, porque creo que vuestras sensaciones fueron las mismas que las nuestras. Y, por cierto, creo que nuestro Mohamed ¡es el que habla en el vídeo! Emocionada por partida doble 🙂

    Un fuerte abrazo!!

    • Hola Loli! Que ilusión verte por aquí! Mil gracias de los dos!Qué gran experiencia la del desierto… Hemos hablado con gente que ha estado y todos coincidimos en lo mismo, es un momento especial para todos, creo que la conexión con la naturaleza, el cielo y sobre todo la gente local, es tan fuerte… que a todos nos remueve algo por dentro y nos llevamos grandes recuerdos! Y aceptamos sin dudarlo la invitación! 😉
      Un abrazote!!!

  6. Increíble trabajo!! seguid así!!

    • Salvatore mil Gracias!!!!Ahí estamos intentando sacar lo mejor de nosotros e intentando plasmarlo de la mejor manera que sabemos, con el corazón 😉 Un besote!!!

  7. Qué gran experiencia chicos, cada vez tengo más claro que lo importante del destino no es el destino en sí, sino las personas con las que lo compartimos. Sin duda aún nos queda mucho por aprender de cada rincón que visitamos, pero en ello estamos ¿no?

    Un abrazo pareja!

    Nat

    • Gracias Natalia por pasarte por aquí ;), es cierto y esos son los mejores souvenirs de viaje. Cada destino y sus gentes, son distintos, pero en esencia son todos humanos, con valores,sabiduría,de las que aprender muchas cosas, nos enseñan grandes lecciones, y nos hacen ver cosas que en nuestro día a día no vemos o no queremos ver o simplemente las tenemos delante y no las sabemos ver porque siempre vamos la carrera, y de viaje uno es una esponja que absorbe todo, y tiene tiempo de digerir y meditar. Un besote, me he puesto muy mística XD A seguir viajando y aprendiendo de cada rincón !

  8. Me ha encantado la historia y lo mejor de todo las tomas falsas. Muchas veces por vergüenza o miedo a incomodar me quedo con muchas preguntas en el aire que hacer a cada persona que nos encontramos en la vida viajera. Es una historia fascinante y excelente reportaje el que habéis hecho. A este Ibrahim lo pueden contratar en algún programa porque es total, me ha encantado lo de que quieren cambiar algunas costumbres como por ejemplo, lo de tener relaciones antes del matrimonio… De la posibilidad de tener varias mujeres ya no se queja

    • Hola Pilar, muchas gracias por pasarte y por tu comentario. Nosotros tratamos de perder la vergüenza y preguntar, con respeto, todo aquello que nos intriga saber, al final cuando, la gente local, perciben que te preocupas de ellos y su forma de vida, tienden a dejarte de ver como un turista y las experiencias que se pueden llegar a vivir con ellos son la esencia de los viajes. Respecto a la poligamia, en Marruecos desde hace varios años está prohibida :), dato que nos enteramos en este último viaje y que desconocíamos. Un saludo y muchas gracias de nuevo por pasarte por el blog

  9. Viendo esto recuerdo el día que os conocí en la despedida de Dani. Aún estabais preparando Tragaviajes y decíais que os acojonaba lanzaros por miedo a no ser lo suficientemente buenos.

    A día de hoy me alegro muchísimo de que finalmente no os dejarais amedrentar, porque gracias a eso nos traéis historias como ésta o Filipinas de la manera que más me gusta, con naturalidad y transparencia.

    Un abrazo muy grande y enhorabuena (una vez más!), tenéis esencia!

    • Valen! Muchísimas gracias, no sabes cuanto nos ha gustado tu mensaje, puede ser uno de los más bonitos del blog y bueno, pero es que tu con cada mensaje te superas ;).
      Recordamos ese día.Todo eran nervios, aunque aun los seguimos teniendo cuando publicamos cada entrada, jeje eso creo que no va a cambiar,pero ahora mucho mejor, porque todo lo que nos está reportando el blog está siendo muy bonito, pero sobre todo, el haberos conocido a todos vosotros. Un abrazote enorme.

  10. Qué historia más chula, Irene 😉

    Sobre todo con el sentimiento con el que está contada. Hace unos dos años me dejé caer por la zona, pero a causa de los pocos días que tenía, me quedé en Zagora, lo que llaman la puerta del desierto. Mis sensaciones fueron algo diferentes, pues íbamos en grupo y no se estableció una relación tan personal con el guía, además de los problemas con el lenguaje. ¡Me ha encantado redescubrir la historia de este pueblo!

    Qué ganas de volver a Marruecos!!!!

    un saludo,

    Irene

    • Hola Irene, muchas gracias como siempre por pasarte por aquí. Nosotros fuimos a Merzouga solos, con el conductor, luego allí en el campamento del desierto si que había más gente, pero no sé porque conectamos muy bien con los chicos bereberes de Merzouga, como puedes ver en el vídeo, y alcanzamos un grado de complicidad con Mohamed muy chulo, de hecho seguimos escribiéndonos por whatsapp casi a diario. La próxima vez tienes que llegar hasta Merzouga, nosotros no hemos estado en Zagora, pero la gente que ha estado en ambos comenta que no tiene nada que ver. Esperamos verte mañana un rato 🙂 Un abrazo

  11. Vaya placer de historia,, de viaje, de corto documental, de emociones puestas en él… Y ya el colofón con las tomas falsas. Mis amigos, como ya ha dicho alguien muy sabio más arriba… qué bien lo estáis haciendo 🙂

    • AMIGO, mil gracias Dani. Tú sí que lo estás haciendo bien :), cada vez que leemos un post tuyo nunca nos deja indiferente. La verdad que lugares e historias así hacen que, tanto las imágenes como las palabras, salgan de una manera muy sencilla. Un abrazo enorme

      • Una duda, cuando el avatar que responde es el de la foto de los dos… es que escribís una palabra cada uno???? Me intriga (gilip….. varias de casi media noche cuando debería estar mirando material para Pablo e Itziar o creando una caja call to action en mi blog o….)

        • jaja cuando se dirigen a los dos contestamos con el avatar de los dos (tres o dos palabras y media cada uno, si uno escribe más, el otro se las apunta para el siguiente comentario), si se dirigen a uno en concreto… pues con el avatar individual, como he visto la palabra gilip… me he dado yo por aludido y te contesto con el mio 😛

          • Jejeje, quería decir …olleces.

  12. Como siempre, GENIAL!!
    Marruecos tiene algo especial…
    Yo tambien dormi en Merzouga y fue una de lad mejores noches de vi vida!!
    Por cierto!! Muy chulo el vídeo!!
    Enhorabuena otra vez!!
    Besicos!!

    • Muchas gracias Eva!! Merzouga es increíble, y la gente que lo recorre más aún. Muchas gracias por pasarte como siempre, nunca nos fallas!! Besos

  13. Por fin me he podido sentar a leerlo con calma, y lo primero… ¡Telepatía! ¡Yo empecé con esa misma cita mi post sobre el desierto de Merzouga! Pues sí, tiene algo especial que te cambia por dentro…
    Me ha encantado la historia, el ver con otros ojos la vida de los nómadas y bereberes, qué bonita experiencia. También me tocó luna llena así que nada de cielo estrellado… ¿Repetimos con luna nueva? 😉 Y muy chulo el vídeo, un reportaje en toda regla. A Irene el traje le sienta muy bien.
    ¡Un besazo!

    • Cosmo que te vamos a decir!! si es que nosotros somos muy fans tuyos jeje, nos encanta como escribes, asíque te leas los post y comentes nos hace una ilusión tremenda. Hubo luna llena, pero se hizo de rogar y nos permitió disfrutar, durante un par de horas, de un cielo estrellado impresionante. Pero sí, tenemos que repetir y con luna nueva, en Wadi Rum, Jordania, fue así y presencié el cielo con mas estrellas que he visto nunca, dicen que si nunca has dormido en el desierto nunca has visto estrellas 🙂 . Un besazo y te vemos mañana 🙂

  14. Enhorabuena, pareja. Lo estáis haciendo muy bien! Las historias humanas son siempre la mejores historias viajeras. Un abrazo

    • Muchas gracias Paco, tú eres en parte culpable de esta pasión viajera, son muchos años leyendo, escuchando y viendo tus historias. Y gracias por pasarte por el blog :). La verdad que nos apasionan las historias humanas cuando viajamos, nos gusta saber qué sienten, qué inquietudes tienen, no nos conformamos con echar la foto e irnos. Un Abrazo, amigo

  15. Si nada más empezar ya hacéis maravillas como este reportaje y el de Filipinas, me empiezo a relamer de antemano con las futuras historias que de seguro vendrán y que serán igual de suculentas. Sois estupendos. Precioso el escrito y preciosas las fotos, se ve que cuidáis hasta el último detalle. Un trabajo bien hecho y os felicito por ello. Pero lo que más me sorprende de todo es la naturalidad con la que se os ve debatiendo con la gente del lugar, tan cálida y cercana ; eso sólo lo consiguen dos personas como vosotros, tan humanas y especiales. El vídeo es muy interesante y su final, simpatiquísimo. Me ha encantado.

    • Ohhh! Muchas gracias! Esa es nuestra manera de viajar humana y cercana. Así gusta más ;). Si, intentamos cuidar hasta el último detalle, y quizás ello haga que un post nos lleve tanto tiempo terminarlo y echarle tantísimas horas,y bueno el tiempo no nos permite publicar tanto como quisiéramos, pero luego al final todo esfuerzo tiene su recompensa, la satisfacción personal y las ganas de seguir mejorando… Un abrazote de los dos, te vemos en nada!

  16. Me han dado mas ganas aún de ir nosotros, menudo lugar… Por cierto, muy bueno el final del vídeo y las fotos. Irene sólo necesitaba cambiar su antiguo cacharro, ya te supera David! Un abrazo chicos.

    • Jose! Gracias!Es una pasada aquello, ayer le decía a David, que me habría quedado más noches, pero sin cámara ni nada, para haberme quedado embobada ahí mirando los cambios de colores del cielo , las estrellas, más amaneceres y atardeceres… Uf! Una maravilla… Y la cámara nueva es una pasada, cómoda y menuda diferencia…. Ya os queda menos id tachando días del calendario! 😉 Un besote a a los dos.

  17. Preciosa la historia y qué bien contada, Irene, Esos momentos son la gasolina para manejar el resto del año. David, preciosas las fotos. Estás muy guapa con el turbante. Un abrazo.

    • Muchas Gracias Cristina!;) Además de verdad,tu lo has dicho sino el año sería muy largo y monótono, y esos momentos son los que hacen que te olvides de “todo lo demás…” Esta es una experiencia que recomiendo a todo el mundo.Un abrazo!

Deja tu Comentario

Tragaviajes te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando este formulario serán tratados por David Sánchez Fernández. La finalidad es poder moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que tus datos se guardarán en la base de datos alojada en Hosting Oclic SL, mi proveedor de email y hosting, pero solo con la finalidad de poder mostrar tus comentarios en este artículo. También utilizamos el plugin Subscribe to Comments Reloaded (StCR), a través del cual puedes suscribirte a los comentarios para poder recibir en tu email las contestaciones que tú elijas (respuestas a tus comentarios, todas las respuestas o ninguna respuesta). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@tragaviajes.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.