Conducir en Georgia

¿ Conducir en Georgia ? ¿estás loco? lo mejor es que contrates un coche con conductor”. Ésta era la reacción más común que recibía al sopesar la idea de alquilar un coche en Georgia.

El ser humano tiende a sentir la necesidad de torturarse a sí mismo y es por ello que le dediqué varios días a ver vídeos en youtube de series completas de malas prácticas y accidentes en Georgia. Tampoco ayudaba leer la única guía del país que existe en español, en la que se recalcaba, en un recuadro en rojo, “Lo peor de Georgia es la conducción”. A pesar de todos estos miedos infundados, pesaba más en la balanza nuestra manera de viajar. Por experiencias pasadas, donde nos habíamos declinado por la opción de conductor, teníamos claro que no nos entusiasmaba esa forma de viajar: con prisa y sentimiento de culpa cada vez que alargas unos minutos las pocas paradas programadas, donde casualmente te encuentras al resto de turistas. A nosotros nos gusta viajar despacio, detenernos, hacer fotos y más fotos… y en este viaje, además viajábamos por primera vez con “tragaflies”, nuestro nuevo juguete, un dron.

La idea era conducir en Georgia desde el minuto cero. Salir del aeropuerto con nuestra supuesta “arma de destrucción masiva” no daba opción al arrepentimiento. Al salir del parking nos cruzamos con el primer enemigo – coche – o lo que quedaba de él, le faltaba toda la parte delantera, quedando el motor a la vista. No era un caso aislado, unos metros más adelante era el parachoques trasero.  Mi miedo aumentaba por momentos. “Ellos no tienen nada que perder con un coche en esas condiciones”, pensaba en voz baja para no transmitir mi desconfianza a Irene.

Conducir en Georgia

Uno de los “enemigos” sin parachoques trasero

La primera toma de contacto fue con la capital, Tbilisi. Nuestro paso era lento, pero seguro. Los coches nos venían de todas partes: derecha, izquierda, por detrás… incluso de frente. Comencé a tranquilizarme al descubrir que sus coches también frenaban y que tenían volante para poder evitar accidentes. El “enemigo” era muy parecido al que tenemos en ciudades como Madrid y con los que “lucho” a diario.

Una vez superado el miedo escénico de los primeros instantes, el tema circulación quedó en un segundo plano al intentar averiguar si podía aparcar el coche en la ciudad de manera gratuita. Unas señales enormes con una “P” y una grúa me resultaban contradictorias. Tras preguntar a más de 10 personas e introducir 20 euros en una máquina, con la esperanza de que saliera de allí un ticket azul o verde, desistí. La máquina me había sonreído al introducir los 20 euros y le faltó darme las gracias por el regalo. Esa misma sonrisa o carcajada nerviosa que mostraban los georgianos tras unos largos e intensos minutos intentando entendernos. Lo intentábamos en ruso, georgiano, español y algo de inglés. Me rendí. A día de hoy, aún no tengo muy claro las normas para aparcar en la ciudad.

Hicimos base en la capital durante cuatro días. Desde allí nos movíamos a zonas como Kakheti – donde se respira olor a vino tinto – o Kazbegi – donde casi no se respira a causa de montañas de más de 5.000 metros

El momento más estresante se producía siempre al  salir de Tbilisi, no por la necesidad de sus habitantes de convertir dos carriles en cuatro, que también, sino por la excentricidad de los cruces. En muchas ocasiones funcionaba lo de cerrar los ojos y seguir al de delante. Fuera de la ciudad todo era más relajado. Eran muchos menos de los que pensaba los que adelantaban con la plena confianza de que el que venía de frente frenaría – en algunas ocasiones ése que tenía que pisar el freno eras tú – La gente también exageraba al decirme que en Georgia las carreteras estaban sin asfaltar. A día de hoy la mayoría están asfaltadas, con unos socavones que te hacen pasar de 100 a 0 en décimas de segundo… pero asfaltadas.  Y cuando no son socavones son vacas, perros y hasta zorros.

Conducir en Georgia

Conducir en Georgia

Conducir en Georgia

A pesar de la ironía mostrada en este post, tenemos que reconocer que disfrutamos conduciendo en Georgiacoche que alquilamos con autoeurope , un comparador de alquiler de coches, no sólo de grandes compañías sino también locales  – Te ofrece la posibilidad de vivir experiencias variopintas, recogiendo a decenas de autoestopistas que, haciendo honor a su nombre, paran vehículos en plena autovía de cuatro y cinco carriles. Nos dio total libertad de movimiento para detenernos a hacer una foto, a volar el dron, a no tener un horario de inicio y fin en el día, a disfrutar de la naturaleza desbordante que pasaba a toda velocidad por nuestras ventanillas…

Sea de la manera que sea, no dejes de visitar este maravilloso país. Y recuerda…

Conducir en Georgia no es tan terrible.

Conducir en Georgia

Conducir en Georgia

Viajar Seguro

Siempre aconsejamos ir asegurado en tus viajes. Una simple visita al médico puede arruinarte tus vacaciones, si viajas sin seguro. Por poner un ejemplo, una apendicitis en Estados Unidos asciende hasta los 46.000 euros.

Pulsando en la siguiente imagen, no sólo podrás contratar el seguro que más se adecúe a tu viaje, sino que también, además de ayudarnos a poder seguir contándote historias en este blog, tendrás un 5% de descuento por ser nuestro lector. ¡Viaja seguro!

Seguro de viaje Iati

*Código ético: En este artículo existe algún enlace patrocinado del cual hemos percibido un beneficio económico a cambio. Aun así, cualquier opinión aquí vertida se ha realizado de manera totalmente libre y objetiva. Este sistema nos permite poder seguir contándote historias en este blog.

Si te ha gustado, compártelo:
Facebooktwittergoogle_plusmail

20 Comentarios

  1. Qué bueno! Nosotros habíamos visto vuelos “baratos” a Kutaisi, y dudábamos de cómo hacer el transporte interno. Es verdad que después de haber conducido en Bosnia y Montenegro no le tengo miedo a nada, pero Georgia me sigue dando algo de respeto. Me quedo más tranquilo ahora, sin duda.

    Es verdad que la libertad que te da el viajar en coche no la consigues con ningún otro vehículo. Y es un país por descubrir, nosotros llevamos tiempo ya pensando en organizarlo.

    Por cierto, en Madrid hay un restaurante Georgiano cerca de Gran Vía que ponen el “jachapuri” y está tremendo!

    Saludos

    • Ole!!! ¡jachapuri! Pues nos pasaremos sin duda. ¿Conocéis el nombre?
      Conducir en Georgia es un poco estresante pero no tanto como me lo pintaban. Imagino que dependerá de las experiencias de cada persona. Lo que tengo claro es que me fío más de mí que de los conductores georgianos jeje. Muchas gracias por comentar Un saludo

      • Mira, lo acabo de encontrar: Restaurante Khachapuri en Calle de Víctor Hugo, 5, 28004 Madrid.

        Let y yo fuimos a cenar, que también somos glotones y nos gusta probar de todo. Ya que no salió nuestro viaje a Georgia (que por una razón u otra nunca conseguimos gestionar), pues decidimos buscar en Google un trocito de este país en nuestra ciudad.

        Y la verdad es que se come de lujo. Creo que el jachapuri para 2 personas, en horno de leña, valía unos 13€. Y la decoración es muy “georgiana” además, que le da un toque guay.

        En cuanto al coche, ya os diremos si algún día de este siglo conseguimos ir a Georgia y os contamos nuestras aventuras al volante. Un saludo!

  2. Totalmente de acuerdo con vosotros. Muchas veces tendemos a exagerarlo todo. En todos los lugares del mundo viven personas y esas personas por norma general son normales y no están locas. Nosotros en Marruecos también recogíamos a gente haciendo autostop y es muy buena experiencia.

    Un abrazo

    • Hola chicos. La verdad que sí, el coche te hace vivir experiencias que no sería lo mismo yendo con conductor. Y sí, la gente suele ser normal, aunque en Georgia se ponen un poco nerviosos para adelantar jeje. Un abrazo

  3. Jajaja!! Al leer vuestra crónica me vino a la cabeza nuestro autostop por Georgia. Ahora tengo mis dudas que es mejor: dejar que te lleven desconocidos que conducen como…. bueno ya sabéis como 😀 o conducir por tu cuenta. Por lo menos tienes “algo” de control… Un dilema bastante inquietante. Tal vez la próxima vez en Georgia (que tendrá que haber la próxima vez ya que estuvimos en invierno y nos queda TANTO por ver) nos atrevemos y conduciremos.

    • Hola chicos. Gracias por comentar. La verdad es que se pasa bastante mal cuando no conduces tú y el conductor conduce a “su manera”. Me ha pasado en buses de India, Bolivia, Marruecos… Claramente prefiero conducir yo que sé lo que hago jeje. Nosotros también tenemos que volver a Georgia. Nos quedó mucho por ver y nos encantó lo que vimos. Un abrazo pareja

  4. Ahora conducir por Madrid será un paseo 😉 Lo mejor es probar uno mismo las cosas y genial que finalmente no fuese tan tan terrible!
    Un abrazo guapos!

  5. Ja, ja, ja, me ha encantado esta batalllita… la verdad es que es otra forma de conocer el país que visitas 🙂

    • Gracias Ali! A nosotros también nos gusta conocerlo desde la carretera, pero es verdad que se pierde un poco de contacto con la gente, aunque en Georgia el autostop está a la orden del día 🙂

  6. A mí me pasó algo parecido en Bosnia, la gente nos decía que conducían como locos y lo cierto es que no tuvimos ningún momento de inseguridad. Para país chungo a la hora de conducir, Marruecos. Ahí sí que se sufre. 😊😊

    • Marruecos es pan comido jeje, creo que Georgia le supera con creces 🙂 Gracias Erik

  7. Hola broderitos…. qué fuerte, creía que no había grietas más grandes que las de las calles de Aluche.

    Sin estas experiencias… un viaje molaría menos, jeje. Ya me habéis dado ganas de pillar un coche por allí.

    • jaja y allí tardan incluso más tiempo en arreglarlos. Para nuestra forma de viajar, un coche es lo mejor, la verdad. Sólo necesitas conducir un par de días en Madrid y estás listo. Un abrazo!!

  8. ¡A nosotras nos pasó lo mismo en Tailandia! La gente flipaba que se nos hubiera ocurrido coger coche, y al final no es tan malo. Eso… o somos unos superhéroes!

    • Aunque muchas veces pagan justos por pecadores, si tú vas tranquilo y con los 5 sentidos en la carretera no tiene por qué pasar nada. Alquilar un coche te da mucha más libertad la verdad. Un abrazo

  9. Sois unos valiente 😉

    • jaja bueno, cuando aprendes a conducir en Madrid te haces inmortal 🙂

Deja tu Comentario