Qué meter en un botiquín de viaje

Si has llegado hasta aquí es porque estás planeando las tan ansiadas y esperadas vacaciones. Estoy segura de que está todo prácticamente preparado, pero como siempre te surgen dudas,  y una de las más importantes es saber qué llevar en tu botiquín de viaje, ¡qué gran dilema! Estás de suerte, soy enfermera y estoy encantada de poder ayudarte. ¿Empezamos? Quiero explicarte lo imprescindible que debes llevar en tu botiquín de viaje.

Importante

No olvides que viajar con seguro de viaje es sinónimo de viajar protegido. Si te sucede un percance sanitario en otro país y viajas sin seguro de viaje, los costes de la asistencia recibida corren a tu cargo y pueden ser bastante elevados. Nosotros siempre llevamos en nuestra mochila el seguro de viaje de Intermundial

Qué meter en un botiquín de viaje

Consejos generales para la preparación del botiquín de viaje

No todos los destinos requieren el mismo botiquín de viaje. El contenido dependerá del tipo de viaje que vayas a realizar, del destino y de la duración. No es lo mismo viajar a un lugar en el que los recursos sanitarios son más accesibles y de mejor calidad que a una zona remota en la que hacerse con un simple paracetamol es como ir en busca de un tesoro escondido. Como tampoco es lo mismo hacer un viaje urbanita que un viaje de aventura.

En este apartado os voy a dar una serie de recomendaciones generales:

  • Si tienes que llevar medicación de uso habitual para viajar al extranjero, recomiendo llevar un listado, y más aun si contiene inyectables. Yo llevo un lista con la medicación detallada en inglés y con un sello médico que lo acredita – nunca me ha hecho falta sacarlo, pero más vale prevenir que curar -. Si tienes patologías crónicas, no está de más llevar una copia con un informe médico donde se describa las enfermedades que padeces.
  • Si quieres ahorrar espacio, no lleves las cajas originales de los medicamentos, lleva los prospectos de las mismas dentro de la bolsita donde las guardes, sirve para acreditar qué es cada medicamento y así poder consultarlo durante el viaje.
  • Lleva tu carnet de vacunación internacional – el famoso librito amarillo – o en su defecto la documentación donde aparezcan las vacunas que tienes administradas.
  • No factures la medicación importante, llévala en el equipaje de mano.

Qué meter en un botiquín de viaje

Qué meter en un botiquín de viaje

Nota

Después de estos consejos generales, vamos a ver diferentes formas de preparar un botiquín de viaje en base al destino.

  • Destino con fácil acceso a un servicio médico = botiquín de viaje de fácil preparación y más liviano.
  • Destino con difícil acceso a un servicio médico = botiquín de viaje más elaboradodetallado.

Botiquín de viaje para lugares con fácil acceso a un servicio médico

Para este tipo de viaje no es necesario que lleves toda una farmacia. Mete en un pequeño neceser ciertos medicamentos indispensables. Deberás tener en cuenta tus posibles alergias e intolerancias.

Leyenda
  • Analgésicos. Medicamentos para paliar el dolor = A
  • Antipiréticos/antitérmicos. Para la fiebre = B
  • Antiinflamatorios. Como indica su nombre para reducir la inflamación = C

Haciendo clic sobre cada medicamento se te abrirá una nueva página que te remite a la web de AEMPS  – Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios –  para que  puedas acceder a su prospecto.

Aquí os dejo los medicamentos que para mí son indispensables para un botiquín de viaje. Consulta siempre antes con tu médico qué medicamentos deberías llevar.

No olvides que si tienes alergias o alguna intolerancia, no debes tomarlos, pregunta entonces por una alternativa. Además, si estas en tratamiento con medicinas, debes consultar si la toma de alguno de los medicamentos puede interferir con tu tratamiento habitual. Si estas embarazada o tienes dudas de estarlo, consulta también a tu médico.

Medicamentos y productos sanitarios para un botiquín básico de viaje

  • Paracetamol 500mg. Función A+B.  El mejor para la fiebre, dolores leves y dolores de cabeza. Nunca tomar más de 3 g al día.
  • Ibuprofeno 600mg. Función A+B+C. Indicado para dolores algo más intensos, migrañas, procesos inflamatorios y dolores musculares, como podría ser una torcedura de tobillo, esguince o contusión. Nunca tomar con el estómago vacío y no tomar más de 1200 mg al día.
  • Metamizol 575 mg – más conocido como Nolotil – Función A+B. 

¡Ojo con este medicamento! especialmente si eres del norte de Europa y/o una persona mayor – edad avanzada -, o si tu sistema inmunológico está deprimido! – para que lo entiendas mejor: “si tus defensas están bajas” –. No debe comprarse sin receta ni ser utilizado como tratamiento prolongado, como máximo sólo 7 días.

  • Antiácidos/Protectores de estómago. Salir de viaje es probar, quieras o no, sabores nuevos, además de diferentes tipos de cocina. También es común algún que otro exceso, y eso a veces nos pasa factura. Es entonces cuando comienzan a aparecer las dichosas molestias estomacales, se nos repiten las comidas, sentimos ardor… Por eso mismo, en mi botiquín de viaje nunca falta algún antiácido o protector de estómago.

– Antiácido: Almax  500 mg en comprimidos masticable. Yo los tomo en comprimidos porque el sabor del Almax en sobres me resulta fuerte.

– Protector de estómago: Ranitidina 150 mg.

  • Para  náuseas y vómitos: Antihemético, Primperan metroclopramida hidrocloruro 10 mg .
  • Biodramina con cafeína. Puede que decidas desplazarte a otro lugar y que tengas que hacerlo por carreteras sinuosas o por mar. Si eres de los que se marea, recomiendo que te hagas con comprimidos de biodramina con cafeína, para no quedarte KO, ya que produce somnolencia – sueño -. O si prefieres no enterarte del viaje, biodramina “a secas”.
  • Termómetro

Qué meter en un botiquín de viaje

Para curas sencillas en tu botiquín de viajes

  • Un paquete de gasas.
  • Tiritas.
  • Esparadrapo de papel –irrita menos la piel y transpira mejor -. O de telapuedes darle más usos, te puede salvar de muchos apuros, a mi me sirvió para pegar un tacón 🙂 Es el mejor aliado de una enfermera -.
  • Suero fisiológico monodosis. Para limpiar heridas.
  • Solución Desinfectante. Es transparente. Para desinfección de heridas. Para viaje, mejor en monodosis, como puede ser el  Gluconato de clorhexidina al 1% (Cristalmina). Existen estuches con 10 monodosis de 3 ml. Con llevarte un par de ellas es suficiente.
  • Algún apósito hidrocoloide, más conocidos como “apósitos de segunda piel”. Te pueden servir para  aliviar y proteger las dichosas rozaduras de talones y dedos de los pies.
  • Lágrimas artificiales monodosis, para la sequedad ocular producida por el aire acondicionado de algunos servicios de transporte o por la diferente climatología del destino en el que te encuentres.

Botiquín de viaje para lugares con difícil acceso a un servicio médico

La regla número uno para planificar el botiquín de viaje es saber si necesito ciertas vacunas  y/o medicamentos.

vacunas para viajar- Botiquin de viaje

Si tu destino de vacaciones tiene zonas tropicales o pertenece a un país en vía de desarrollo, lo mejor es que solicites cita previa en el Servicio de Vacunación Internacional de tu lugar de residencia.

Si tu viaje es en periodo vacacional, pide cita con tiempo suficiente, al menos con dos meses de antelación. Evitarás agobios. Como dicen en Marruecos “la prisa mata”. En la unidad del viajero te indicaran qué vacunas debes tener administradas, te orientarán y te darán los mejores consejos y recomendaciones de la mano de profesionales formados para ello. Además, el médico podrá recetarte, si lo cree conveniente, los medicamentos que precises en función del destino y tipo de viaje que vayas a realizar.

Para los medicamentos necesarios, asesórate antes con tu médico, ya sea el del centro de vacunación internacional o tu médico de confianza, para que te oriente y resuelva posibles dudas. Algunos medicamentos puede que no te los dispensen sin receta, y otros no estarán financiados.

Además de lo citado anteriormente – todo lo necesario para un botiquín de viaje sencillo -, habría que añadir los siguientes medicamentos y productos sanitarios, siempre y cuando no existan alergias o intolerancias… y consultando con tu médico antes del viaje.

Reacciones alérgicas

Antihistamínicos

Para reacciones cutáneas, tipo erupciones o sarpullido; reacción alérgica de tipo alimenticia; o por el contacto con alguna planta.

  • Vía oral. Loratadina. No te recomiendo polaramine, por sus efectos somnolientes .

Corticoides

  • Tópicos en pomada/crema. Si eres hipersensible a las picaduras, tanto de mosquitos como de cualquier otro insecto/animal, un poco de pomada antiinflamatoria con corticoides aliviará tus síntomas y, además, ayudará a reducir ese gran habón – roncha -. Yo uso Adventán pomada ¡ojo! no aplicar cerca de heridas o en su lecho – zona de la piel que ha sido dañada y donde crecerá tejido nuevo -, retrasaría la curación y cicatrización. Su aplicación en la cara debe de ser puntual ya que puede producir cambios en la pigmentación de la piel.

Si la picadura es tan grande que no remite con la pomada/crema y la reacción es desmesurada, lo mejor es que vayas a un centro sanitario para que te valoren. Contacta antes con tu compañía de seguro de viaje. Si te sucede estando en ruta, en zonas rurales en las que no hay ningún puesto sanitario, como medida de urgencia quizás debas recurrir a la toma de un corticoide más potente, como por ejemplo:

  • Vía oral: Urbasón – Metilprednisolona.  Sólo en caso de urgencia – si tras una picadura hay reacción cutánea excesiva –. En mi caso que soy sanitaria, lo llevo inyectable para administración intramuscular, ya que, como dije antes, soy hipersensible a las picaduras de insectos.

En caso de ser alérgico a las picaduras y con riesgo de padecer shock anafiláctico

También llamado choque alérgico o anafilaxia. Es una manifestación exagerada, segundos después de haber estado en contacto con el alérgeno y que cursa con dos o más de los siguientes síntomas: Náuseas, taquicardia – pulso muy acelerado -, ansiedad, dificultad respiratoria, edema de glotis – sensación de que se cierra la garganta –, boca seca, ardor o parestesias – hormigueo/ adormecimiento – en la lengua, prurito – picor -, aparición de ampollas en los párpados o edema – hinchazón -. Estos son signos incipientes de que se está produciendo un shock anafiláctico. Si no se trata deprisa, puede llegar a ser mortal.

Por ejemplo, tras una picadura de  una abeja o avispa con aparición de dos o más síntomas de los anteriormente mencionados, el tratamiento sería Adrenalina inyectable y precargada intramuscular/ subcutánea. ¡NO ADMINISTRAR EN NALGAS!

Dosis en adulto: 0,3-0,5 mg (0,3-0,5 ml) por vía intramuscular o subcutánea, siendo la vía intramuscular más rápida y efectiva – zona anterolateral del muslo -.

– Dosis en niños: la dosis usual es 0,01 mg (0,01 ml) por kg de peso corporal por vía intramuscular, o subcutánea hasta una dosis máxima de 0,5 mg (0,5 ml). Por ejemplo, para un peso de 25kg, la dosis sería de 0,25 ml.

 

Qué meter en un botiquín de viaje

Para la diarrea del viajero

  • Suero Oral. En sobres para rehidratar. Se recomienda administrar de 200 a 400 ml de solución por cada deposición diarréica – Diluir 1 sobre en un litro de agua embotellada y se bebe a lo largo del día -.
  • Fortasec – loperamida hidrocloruro – Medicamento antidiarreico que reduce los movimientos y secreciones intestinales, lo que produce una disminución de las deposiciones líquidas en adultos y niños a partir de 12 años.

Si no se observa mejoría en 48 horas, interrumpe el tratamiento y ponte en contacto con tu seguro de viaje para acudir a un servicio médico.

Si aparece sangre en  las heces o tienes fiebre elevada  –  temperatura mayor o igual a 38ºC – NO CORTAR LA DIARREA con Fortasec, avisa a tu seguro médico de viaje.

Para el estreñimiento

El cambio de hábitos, horarios, estrés, no ingerir suficiente agua, el cambio de dieta – baja en fibra -, falta de ejercicio o no verse cómodo en el lugar donde poder realizar “nuestras necesidades”, hacen que nuestro aparato digestivo se vea alterado y afectado a la hora de no acudir a defecar al menos una vez cada tres días, produciéndose el tan incómodo estreñimiento. Para ello lo mejor es prevenirlo, ¿cómo?: bebiendo bastante agua o ingerir alimentos que contengan fibra, realizar ejercicio y no retrasar el momento de ir al baño.

Si con todo esto no hay manera de ir al baño o eres propenso a padecer estreñimiento, puedes recurrir a medicamentos vía rectal:

Microenema. Micralax , el Clisteran  o supositorios de glicerina. Para adultos, se aplican dejando la punta hacia afuera – hay que retenerlos el máximo de tiempo posible –. En niños, mantener sus mulos juntitos un rato. No administrar si se tienen hemorroides o fisuras, y no más de 7 días. Si el estreñimiento no cede, contacta con tu seguro médico de viaje.

Antibióticos para posibles procesos infecciosos

Para este  tipo de medicamentos precisas receta médica. Normalmente suelen prescribir ciprofloxacino 500 mg  o amoxicilina -ácido clavulánico 500/125 mg, que son los antibióticos que cubren mejor la mayoría de procesos infecciosos que ocurren mientras viajas, como: infecciones de orina o infecciones intestinales que producen diarrea del viajero, así como infecciones respiratorias.

Cómo curar una herida

Lo más importante tras realizarse una herida, es la higiene y limpieza de la misma. No sirve de nada realizar una cura de una herida si previamente no se ha limpiado bien.

Lavar con agua del grifo en zonas en las que no haya riesgo de contaminación de organismos patógenos. Si este es el caso, utiliza agua embotellada.

Vierte agua encima de la herida y, por arrastre del agua, la herida se irá limpiando. Si la suciedad está muy incrustada en la piel, humedece unas gasas estériles – en suero fisiológico si dispones de él o con agua –. Realiza la limpieza  suavemente, sin frotar y a “toquecitos”. Siempre desde el centro de la herida hacia afuera. Utiliza jabón neutro y sin perfumar.

Si la herida no para de sangrar, comprimir con gasa estéril haciendo presión encima de la misma herida. Si el sangrado no cede, realizar vendaje compresivo y llamar al seguro de viaje. 

¡NUNCA APLICAR ALCOHOL EN UNA HERIDA! Después de este proceso inicial, puedes utilizar, en función del tipo de herida, los siguientes productos que recomiendo.

Para realizar curas

Qué meter en un botiquín de viaje

Qué meter en un botiquín de viaje

  • Un paquete de gasas.
  • Tiritas y apósitos.
  • Esparadrapo de papel o de tela para fijar la cura, y así los apósitos no se moveran.
  • Suero fisiológico monodosis. Para limpiar heridas.
  • Solución Desinfectante. Es transparente. Para viaje, mejor en monodosis, como puede ser el  Gluconato de clorhexidina al 1% (Cristalmina). Existen estuches con 10 monodosis de 3 ml. Con llevarte un par de ellas es suficiente.
  • Algún apósito hidrocoloide, llamados más conocidamente como “apósitos de segunda piel”. Te pueden servir para  aliviar y proteger las dichosas rozaduras de talones y dedos de los pies.
  • Lágrimas artificiales monodosis para la sequedad ocular producida por el aire acondicionado de algunos servicios de transporte o por la diferente climatología del destino en el que te encuentres.
  • Puntos de aproximación – puntos americanos -. Para cortes que no sean muy profundos.
  • Pinzas. Pueden servir las típicas de depilación. Vienen muy bien, por ejemplo, para extraer cuerpos extraños como espinas de erizo o astillas.
  • Una gasa vaselinada o gasa de silicona – tipo Linitul o Mepitel -. Recomendada para laceraciones o heridas realizadas por abrasión. Su función es  favorecer la cicatrización y que la gasa que se pone encima de la piel no quede pegada. Como por ejemplo, para la cura de una herida realizada tras caída en moto.
  • Pequeña venda cohesivaautoadhesiva -. Se pega sobre sí misma, para vendaje y sujeción de gasas.
  • Tobillera. Para torceduras.
  • Venda crepé. Para realizar una inmovilización básica y prevenir inflamación o edema de la zona.
  • Un par de guantes.

Qué meter en un botiquín de viaje

Qué meter en un botiquín de viaje

Qué meter en un botiquín de viaje

¿Cómo saber si una herida está infectada? Signos y síntomas

Si aparece  en la herida ruborenrojecimiento -,  calordolor, hinchazón, tejido de granulación friable que sangra con facilidad -…, son síntomas que pueden confirmar la sospecha de infección de la herida. Pero si además, aparece olor anómaloexudado/secreción purulenta pus , ya no admitiría dudas. A veces puede cursar incluso con fiebre.

Para todo tipo de viajes

  • Solución para higiene de manos. Solución hidroalcohólica o alcohol en gel para manos, los puedes encontrar en farmacias y en muchos supermercados.
  • Crema solar.
  • Repelente de mosquitos. Usamos Relec extrafuerte, es el que, hasta día de hoy, mejor me ha funcionado, pero hay otras muchas marcas. Extrema precaución al atardecer y al amanecer. Mantén cubiertas  las zonas de tu cuerpo con ropa holgada y que no sea de colores muy llamativos ni oscuros. Cuidado con los perfumes, pueden atraer insectos.Tendemos a relacionar el repelente de mosquitos con viajes a zonas tropicales, os aseguro que en mi viaje a Roma eché de menos un buen repelente. Estar en la orilla del río viendo el atardecer fue el mejor regalo que le pude hacer a los mosquitos italianos, comieron para todo un año.
  • Preservativos.
  • Tapones de oídos.
  • Caramelos para suavizar la garganta.

Consejo para buceadores

Si tienes intención de realizar buceo, sé precavido y lleva un informe de aptitud para realizar inmersiones. Si está en inglés, mucho mejor. En Filipinas no pude bucear por presentar antecedentes de patología auditiva. No llevaba conmigo un informe en el que constaba que podía bucear, y me quedé con las ganas. Si te lo solicitan en el centro de buceo, no te enfades, eso es señal de que son responsables.

Consejo

Si utilizas lentes de contacto – lentillas -, tanto si vas a bucear como si vas a hacer snorkel o bañarte en una piscina, siempre utilízalas de un solo uso. Tras el baño, tíralas. Hay microorganismos patógenos que viven en el agua, si alguno de estos se aloja en la superficie de la lentilla puede producirte infecciones que repercuten en tu visión, y en el peor de los casos existe la posibilidad de acabar con un trasplante de córnea.

Recuerda que tu salud también viaja, espero que estos consejos y sugerencias para confeccionar un botiquín de viaje te sirvan de ayuda y te quiten muchos quebraderos de cabeza. Pero, sobre todo, deseo que no tengas que hacer uso de él, eso sería una buena señal. Y no olvides “más vale prevenir que curar”.

 


Si te ha gustado, compártelo:
Facebooktwittergoogle_plusmail

2 Comentarios

  1. Muchas gracias, súper completo y detallado el artículo, ¡está genial! Me encanta además que todos los medicamentos con el link al prospecto, así no hay dudas. ¡De 10!

    • ¡Gracias Rocio! Ya me apetecía hacer un artículo así. Aunque no lo parezca pero la gente le da mucha importancia al botiquín de viaje en ciertos destinos.

      Un besazo y gracias por pasarte

Deja tu Comentario

Tragaviajes te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando este formulario serán tratados por David Sánchez Fernández. La finalidad es poder moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que tus datos se guardarán en la base de datos alojada en Hosting Oclic SL, mi proveedor de email y hosting, pero solo con la finalidad de poder mostrar tus comentarios en este artículo. También utilizamos el plugin Subscribe to Comments Reloaded (StCR), a través del cual puedes suscribirte a los comentarios para poder recibir en tu email las contestaciones que tú elijas (respuestas a tus comentarios, todas las respuestas o ninguna respuesta). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@tragaviajes.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.