sensación ver aurora boreal

– “¿Una sola entrada?, y ¿quién la escribe?, o ¿mejor dos entradas a riesgo de resultar repetitivos?“.  Los blogs de más de un miembro nos entenderán.

Os presentamos nuestro primer post intra-colaborativo. ¿Qué? ¿intra-qué? Sí, el primer post intra-colaborativo de la historia en TragaViajes. Es tal la emoción vivida con la caza de auroras que no ha habido forma humana de decidir quién de los dos debía escribir este relato. Creemos que la mejor manera es que veáis cómo los mismos momentos pueden ser vividos y sentidos con algunos matices muy parecidos y otros muy variopintos, a la vez que diferentes.

Verde es el color principal del mundo y a partir del cual surge su hermosura. Pedro Calderón de la Barca.

Son muchas las mujeres que hemos conocido en nuestro blog: con las que incluso cometimos una infidelidad o con las que tuvimos una cita a ciegas. Esta vez no es una mujer en sí. Nombre tiene, quiere serlo pero no puede. Ella no habita en la tierra, sino en el cielo, porque su cometido no es otro que el de brillar, bailar y hacer cumplir los sueños de muchos de nosotros, los mortales.

sensación ver aurora boreal

¿Cómo lo vivió Irene?

De una manera más divertida y relajada, pero emocionante

“Dime un lugar del mundo que tuvieras muchas ganas de visitar… Dime un lugar del mundo que te haya dejado boquiabierto… Dime un lugar del mundo que sólo te haya ofrecido centímetro a centímetro y rincón tras rincón mil encuadres para fotografiar… Dime un lugar del mundo donde hayas podido sentirte libre a la hora de respirar… Dime un lugar del mundo que te haya conquistado el corazón – a raíz de este viaje todos los corazones son verdes 💚 – Dime un lugar del mundo que, a pesar de haber estado, seguirás soñando con él… Dime un lugar del mundo que sea mágico y especial para ti. Todo un cúmulo de sensaciones placenteras es lo que Lofoten nos ha regalado. A partir de ahora pasa directo a mi lista Top de destinos“. Así, con estas palabras escritas en mi muro personal de Facebook, amanecía en Madrid tras nuestro regreso.

Ya echo de menos nuestro ritual. Mirar al cielo a través de nuestra ventana, observar si las caprichosas nubes quieren esconderse y dejar paso a ese cielo raso que no obstaculice el paso de auroras. Abrir la app del móvil, ¿a qué hora se dejarán ver?  Esa sensación de nervios, de cosquilleo en el vientre, la curiosidad de cómo acontecerá la noche…
¡¡Dale al play y escucha!!

Cada vez que decidíamos salir en busca de las tan ansiadas auroras no podía evitar sentirme como un nuevo personaje de ciencia ficción, tomo como referencia a los divertidos cazafantasmas de los 80’s, ¿quién no los recuerda?.

Suena la alarma. Coge rápido la ropa y enfúndate las cinco capas como cual cebolla, no olvides tus artilugios: cámara, trípode, frontal, los guantes de seda. – “Ey, ey!  ¡Y el gorro!”  La alerta ha sonado hace ya 10 minutos, no puede uno dormirse en los laureles, ¡ay!  Nervios, ¡nervios! – “Espera que me he dejado el termo con el chocolate caliente” -“¡Venga Irene! ¡Corre! En 45 minutos pone intensidad kp 4“. Coche en marcha,  salimos de las zonas urbanas en las que cualquier luz artificial pueda contaminar esa atmósfera oscura, ideal para apreciar el mejor de los resplandores. Ventana del coche bajada, ojos puestos en el cielo…  y así sucesivamente…  Esto sólo era el inicio de nuestras guardias y jornadas nocturnas.

Ese día eran las 5.30 pm. Estábamos realmente agotados. Habíamos decidido cenar antes para echarnos una siesta y así poder estar descansados. Miramos, como era ya de costumbre, la app de móvil. Esta vez decía: ¡GO!  David asomado a la ventana, como todos los días con sus mismas bromas, – “¡Mira lo que hay ahí arriba Irene!” Fueron tan convincentes sus palabras que no dudé en calzarme las botas sin anudar los cordones, sin mis “cinco capas de cebolla” y sin haber apagado los fogones. ¡Espectacular! Todos los huéspedes de los alojamientos colindantes se encontraban fuera de sus correspondientes cabañas. Gente riendo, gente alborotada, gente llorando…

sensación ver aurora boreal

Por la carretera  una aurora nos perseguía. –¡alto! Esto comienza a brillar aún más, aquí tenemos que parar. Y una, y otra y venga … No dábamos crédito de todo lo que nuestros ojos presenciaban. Parecía como si le gustáramos, no nos dejaba marchar, nos dio tiempo hasta para fotografiarnos con ella.  No podíamos perder detalle alguno de toda esa actividad cósmica.  El baile sublime de la aurora boreal, elegante, brillante, un juego de luces… No pude evitar llorar cuándo en ese vacío oscuro en el que unas pequeñas estrellas parpadeaban, apareció un gran “ovillo” enmarañado, cuyo centro era de un fuerte color violeta y de los que salían de manera constante, rápida y fugaz numerosos rayos luminiscentes de tonalidades fluorescentes. Me arrodillé, incrédula. Seguía sollozando de alegría, abrí los brazos en forma de cruz y sólo daba las gracias por estar donde estaba. Mil preguntas se me venían a la cabeza, era como si una nave espacial con luces de colores fuese aterrizar allí mismo. Me sentía iluminada, algo sobrenatural… Le dije a David, – ¿Dónde estamos? ¿Esta es la “otra vida”? , o quizás ahí es donde están todos y cada uno de los seres queridos que se fueron…”

sensación ver aurora boreal

sensación ver aurora boreal

Cesó esa gran actividad, para dar paso a más auroras, pero esta vez más tranquilas. Nos fundimos en un fuerte abrazo, saltamos, brincamos,  gritamos y cantamos como niños. Y de nuevo nuestra mirada al cielo….

¿Cómo lo vivió David?

De una forma algo más tensa y sentimental

La palabra “sueño” se ha convertido en algo banal. Quizás ahora es mucho más sencillo cumplirlos y es por eso que ha perdido carácter y significado. Son multitud los “sueños” que he cumplido en los últimos años, todos ellos soñados tan fuerte que se han terminado cumpliendo. Alguno de ellos era tan “sencillo” como comprar un billete de avión, un ticket y voilà, objetivo cumplido. Me sucedió con el Tah Mahal. Otros han pasado de sueño a casi decepción, por no llamarlo “pesadilla”, el Lago Inle es un claro ejemplo – esto ya lo explicaremos en otro artículo – Otros han sido cumplidos tal y como los imaginaba, o incluso mejor, Petra se me viene a la cabeza. Sin embargo, hay otros “sueños” mucho más difíciles de cumplir, de hecho, puedes intentar cumplirlos varias veces y no conseguir hacerlos realidad. Esa era la sensación pesimista que tenía antes de visitar por primera vez la zona ártica. Me llegué a obsesionar con el mapa climático de Noruega, los días previos lo miraba cada hora, con la esperanza de que esas dichosas nubes, que iban a impedir cumplir este “sueño”, desaparecieran.

No podría decir con exactitud los años que llevo deseando fotografiar una aurora, también verla, por supuesto, pero para que fuera un momento pleno necesitaba hacer ambas cosas, llámame superficial, pero todos tenemos nuestros defectos, el mío se puede decir que es el amor por la imagen a riesgo de perderme momentos. Cuando subrayo que este “sueño” no es tan sencillo de cumplir como otros es por propia experiencia.  Estuve 17 días en Islandia , hace tres años, y no conseguí alcanzarlo, aunque en ese momento pensaba que sí. Fue una minúscula y efímera aurora que prácticamente sólo fue visible para mi cámara. Con el paso del tiempo dejé de engañarme, sabía que lo que había visto, o creía haber visto, no era lo que yo había soñado con tanta fuerza.

Lofoten, y Noruega Ártica en general, es el mejor lugar del planeta para ver auroras. Tenía que intentarlo y lo tenía que hacer con Irene, sino tampoco sería completo. A pesar de las dichosas nubes, lo intentamos. El primer día nos marchamos hacía el norte de las islas, a una hora de nuestro alojamiento. Irene alertada por unas manchas blancas en el cielo me hizo parar el coche. Disparé y sí, era ella. Pero se repetía la misma historia que en Islandia. -“No puede ser sólo esto, debe de haber algo más”, ¿acaso es que el ojo no es capaz de verlas verdes? A pesar de que esta vez eran muchas y sí brillaban con intensidad, me fui a dormir con una sensación extraña.

sensación ver aurora boreal

Sólo tuvimos que esperar dos días más para que el mapa climático mostrara un claro a las 10pm. Eran las 9:30pm y llovía casi tan fuerte como el desánimo que sentía. A las 10pm la lluvia paró, comenzó a despejarse en el horizonte, y esta vez sí que la vi brillar como me había imaginado. La sensación de rabia por haberme hecho “sufrir” tanto, y de alivio por haberla visto, hicieron que se me escapara alguna lágrima, “por fin, por fin, ahora sí”. Sólo fueron 20 minutos de goce. Nos abrazamos emocionados. La habíamos visto y lo habíamos hecho juntos. Y sí, son verdes.

sensación ver aurora boreal

Lo que sucedió dos días después es difícil de explicar. Esta vez sobrepasó mis expectativas. El cielo se cubrió de verde durante diez horas seguidas, por momentos con tormenta geomagnética – nos sentimos unos privilegiados – Bailó sobre nuestras cabezas, cambió de color… En ese instante nos olvidamos de las ganas de fotografiar, ahora el cuerpo sólo nos pedía disfrutar. Apoyamos nuestras espaldas y cabezas en el capó del coche y miramos hacia arriba, sin parar de sonreír. Un espectáculo que no sé si todo el mundo tendrá oportunidad de disfrutar, pero que ojalá así sea, porque todos nos merecemos vivir semejante función.

sensación ver aurora boreal

sensación ver aurora boreal

¿Que sucedió después de aquel día? ¿Terminó el viaje?

El viaje no terminó, continuó y todo fue mucho más relajado. Vinieron más días de auroras, preciosas todas: verdes, moradas, rojas… Igual de brillantes pero no de emocionantes. – ver una aurora es siempre emocionante, pero no como la primera vez 🙂 – 

sensación ver aurora boreal
Tocaba volver a casa. Nos subimos con pena a aquella avioneta de hélices que nos traía de vuelta a casa. Miramos por la ventana, esperanzados de que viniera a despedirse. No nos falló, acudió a nuestro “adiós”, o más bien a nuestro “hasta luego”. Y de nuevo nuestra mirada al cielo….

sensación ver aurora boreal

Nota

Próximamente os desvelaremos, en una nueva entrada, nuestros trucos y consejos para ver auroras boreales y os ayudaremos a saber cómo fotografiarlas. ¡Y muchas fotos más!

 

 

Si te ha gustado compártelo:
Facebooktwittergoogle_plusmail

50 Comentarios

  1. Hola Irene y David!!. Este año he viajado a Berlin, Amsterdam, Budapest, Moscú, varios lugares de Japon y Tailandia. Pues ha sido ver estas imagenes y sentir envidia sana. Unas imagenes espectaculares. Me lo apunto para el proximo viaje. Y espero que no sea muy tarde. Un saludo para los dos. :-), Mar Villas

    • Hola Mar, muchas gracias. Los sitios en los que has estado no se quedan para nada atrás, Moscú y Japón tienen que ser una pasada… Como bien decimos , todos alguna vez en la vida tendríamos que poder tener la suerte de ver una aurora boreal. Ojalá no tardes mucho en ir y si vas esperamos que tengas la misma suerte que nosotros. Ya verás, es una sensación difícil de olvidar y de describir. ¡Todo muy mágico! Si tienes la oportunidad si quieres cuando te ocurra háznoslo saber ;). Un abrazo viajero.

  2. Hola chicos.Me parece precioso el viaje que habeis hecho y sobre todo ver lo que habeis disfrutado.He de deciros que expresais tan bien lo que veis que nos haceis trasladarnos al lugar y disfrutar con vosotros.Irene te estas convirtiendo en una literata,cuando estábamos en el “hospi” no sabia que escondias esa habilidad la tenias bien oculta continua desarrollandola y al final nos escribiras un libro.Gracias por compartir vuestra experiencia con nosotros.Esperamos el próximo viaje.Un beso fuerte

    • ¡¡¡Montse!!! Qué ilu verte por nuestro restaurante de destinos jejjeej , ¿ te ha gustado el menú? jejeje ¡Ay! en el hospi salvo lo típico “consciente y orientado,ctes mantenidas , sin dolor, descansa…” No podía darle rienda suelta a la imaginación. Me alegra que hayamos podido trasladarte, espero que algún día puedas contarme cuales fueron tus sensaciones al ver una aurora boreal, hazme caso, toda persona si puede debería poder experimentar esa sensación mágica. Un abrazo enorme y un besazo!

  3. Todas y cada una de las sensaciones y emociones, todo lo que decis en vuestros comentarios sobre que sentísteis.. es increíble ver Auroras boreales! Tuve la suerte de vivir en Noruega casi dos años, y aunque vivía en la parte sur, tuve la oportunidad de contemplar ese espectaculo muchas veces.. increíble!

    Me encata vuestro blog!! 🙂

    • Muchas gracias por tu comentario y bienvenida a TragaViajes. Tenemos muchas ganas de conocer la zona sur también. Lo mismo pronto nos animamos :). Ver auroras boreales es una sensación única!! Qué suerte vivir en Noruega 🙂 Un abrazo

  4. Coincido con la visión de David, la neceisdad de fotografiarlo y la importancia de hacerlo con la persona que más quieres en este mundo. Me pasó lo mismo en Islandia precisamente, una débil que nos hizo plantear si de verdad existen y si son verdes. TEndremos que seguir probando.
    ¡Felicidades por el post!

    • Hola Sara. Gracias por pasarte y comentar. Claramente necesitas quitarte esa espinita que suele dejar Islandia. Son verdes, muy brillantes y hasta bailan :). Seguro que tendrás muchas más oportunidades de verlas.

      Un abrazo

  5. ¡Maravillosa experiencia! Y muy bien contada. Enhorabuena

    • Muchas gracias Paco, como bien nos has comentado en twitter, esta experiencia nunca se olvida, es como aquel primer beso. ¡Qué gran razón! Podemos decir que somos afortunados.A David se le resistió en sus 17 días de Islandia, pero Irene la suertuda a la primera y 5 noches de auroras boreales, una maravilla. Jaja soy el amuleto:) Todavía cerramos los ojos y nos imaginamos aquella noche de tormenta geomagnética.¿Cuánto tardaremos en volver a verla? Ya pensamos en el invierno que viene …

  6. Da igual las veces que nos lo contéis… Da igual el número de audios o charlas que tengamos en las que nos describáis cada detalle de vuestro viaje a Lofoten, nunca nos vamos a cansar.

    Y ahora lo plasmáis con palabras, y lo hacéis aún más bonito si cabe. Aunque claro… tenéis una “pega” y es que hacéis unas fotos que, amigos, las palabras no sé si llegan a describir esa maravilla que nos enseñáis.

    Ahora deseamos con toda nuestra alma ir a conocerlas personalmente, claro. Queremos decirlo con claridad, las auroras sí, son VERDES.

    ¿Cuándo repetís que nos apuntamos? jeje

    • Candela!!! que ilu verte por aquí. Gracias a vosotros por aguantarnos nuestro flipe tanto en audios como en persona. Nos alegra mucho teneros cerquita 🙂 . A ver si repetimos y nos vamos juntos, a ver auroras o simplemente a ver un atardecer, pero algo juntos habrá que hacer digo yo 🙂 Un abrazo, un beso, todo…

      • Yo me apunto a un bombardeo, pero no se os ocurra llevarme a ver un atardecer en el Retiro , ¿eh? A mi llevadme a ver cosas presiosaaaaaaas 😀

        Ains, ¡cuanto amor! <3

  7. Hola Chicos.

    Dos experiencias, dos puntos de vista, pero al final la misma historia, que me provoca muchas más ganas de visitar ese lugar para ir a la caza de las aurora boreal, me encanto leeros, creo que llegue hasta sentir el nerviosismo y la tensión de ese momento, me estaba imaginando el escenario según lo contabais.

    Eche de menos la banda sonora de mi tocayo, aunque los caza fantasmas de Irene estaban geniales, me partí de risa.

    La foto de portada me encanta, demuestra que sois unos verdaderos caza auroras boreales, y por cierto muy bien cazadas, vaya fotos más buenas he impresionantes, estoy deseando leer el siguiente post para aprender los truquillos que hay que saber para sacar unas fotazas como las vuestras.

    Por otro lado y ya para terminar daros la ENHORABUENA por esa gran nominación a los Premios Picot, junto a otros grandes viajeros, mucha suerte y muchos éxitos.

    Saludos viajeros.
    David.

    • ¡Hola David! Muchas gracias por pasarte por el blog y sobre todo por tus palabras. Nos encanta saber que hemos podido despertar en ti ese gusanillo por querer sentir lo mismo, y nos gustaría aún más poder leer tus sensaciones cuando vayas, (querrá decir que has estado, que las has visto y quie has cumplido uno de tus deseos) y así también saber las coincidencias y diferencias.
      Jeje pues no le he preguntado si tiene alguna canción que identifique esos momentos de caza auroras. En cuanto al post con los truquillos, ese está en el horno cocinándose, jeje a ver si la receta sale bien. Y de nuevo gracias y gracias por tu felicitación, estamos muy contentos! Y te deseamos lo mismo, suerte y muchos éxitos un abrazo!;)

  8. Cada vez con más ganas de visitar y fotografiar Noruega!!! Deseando leer el artículo con los consejos para “disparar” a las auroras boreales 😊

    • Hola Erik, Noruega es “peligrosa” jeje una vez que le tienes el ojo echado, no hay vuelta atrás, te perseguirán esas ganas incesantes de querer visitarla. Con lo que te gusta la fotografía, allí disfrutarías a golpe de disparo, ojalá puedas ir algún día. A ver, a ver el artículo se esta cocinando en el horno de Tragaviajes 😉 Un besote.

  9. Me encanta el post chicos!! Y las fotos no os digo nada!! Menuda experiencia!! Como ya os he dicho, lo hemos apuntado en la primera tarea pendiente viajera!! Muchas gracias por la inspiración!! Y estoy esperando a vuestros consejos fotográficos para intentar hacer algo parecido en caso de poder disfrutar de ese increíble espectáculo!!! Por cierto, la foto de apertura es sin duda, mucho mejor que la de las auroras!! 😉 Un besoteeee

    • jaja la foto de portada ha sido idea de Irene que es un trasto, y al final ha quedado muy graciosa.

      Nos alegra escuchar que está apuntado en la primera tarea viajera pendiente 🙂 No es un destino econónmico, pero merece la pena el esfuerzo, eso seguro. Así que a por ellas!!!

      Gracias por pasarte y comentar. Un besazo enorme

  10. Me ha encantado vuestro post colaborativo!!! Y el punto de la canción de cazafantasmas…buenísimo! Te estaba imaginando, Irene, mientras te preparabas emocionada para ver la Aurora al tiempo que leís vuestro post con el sonido de la canción.
    Qué bonito que se haya cumplido este sueño vuestro y que lo podáis compartir.
    Un beso grande a los dos!

    • jeje Irene no paraba de decir que se sentía una cazafantasmas. Ha sido un viaje donde hemos cumplido muchos deseos y hemos conseguido transmitir la ilusión que nos ha hecho por lo visto. Un besazo enorme y gracias por pasarte y comentar!!

  11. Después de leeros os odio…os envidio… me corroe la envidia…Noooo
    En serio, no sé si alguna vez podré disfrutar de este espectáculo, pero si esto no es así ya lo he vivido dos veces gracias a vuestro relato. Muchas gracias por compartirlo. Deseando leer y ver más.

    • ohhhh gracias Mar!!! pero oye tienes que verlo por ti también!!, no lo taches de la lista aún como visto jeje. Es una pasada de la naturaleza que todo el mundo se merece ver, y lo harás seguro 🙂 . Muchas gracias por tu bonito comentario. Besos

  12. Hola Chicos: Irene y David (En el orden del post) 🙂

    Me he reído un poco con ambos puntos de vista. Eso es genial, no a todos nos gusta o sentimos lo mismo, o siendo pareja, como el caso vuestro, no ha sido lo mismo para ambos. Y es lo que más rescato de todos los viajes, lo que a ti o a mí me gusta, no tiene ni por asomo ser lo mismo para otras personas.

    Los viajes son mágicos y eso para mí, es felicidad. ❤️

    ¿Dónde están los carteles de B0? He buscado en cada foto y no lo encontré jajajaja.

    Un abrazo a ambos.

    Bo

    • Hola Bo, muchas gracias por pasarte y comentar!!!. A los dos nos alucinó y emocionó. Si es verdad que David llevaba mucho tiempo queriendo verlas y lo había intentado sin éxito, creo que ahí está la diferencia. Irene las ha visto en su primera intentona jeje. De acuerdo en que todos los viajes son mágicos. Los carteles de Bo siempre que quisimos hacerles una foto para mandártela estaba nevando y daba pereza salir del coche jeje. Pero parece que todos los pueblos allí se llaman Bo, los veíamos por todas partes. Un abrazo!!

  13. Muy buena idea contar vuestras sensaciones por separado… 😉

    Ver auroras no estaba en nuestra lista de sueños viajeros. Queríamos verlas algún día, sí, pero no era un objetivo prioritario… Sin embargo, habéis transmitido tan tan bien la ilusión y la emoción que sentisteis, que dan ganas de irse para allá ahora mismo! 😉 Y las fotos son… BRUTALES!

    Un abrazo fuerte, pareja!

    • Muchas gracias chicos por pasar y comentar. Las auroras son una pasada y si a eso le sumas que nosotros somos de flipe fácil pues… Bueno aunque creo que no conozco a nadie que las haya visto brillar de manera intensa y haya quedado decepcionado. Si tienes la suerte de verlas brillar y bailar durante unos minutos, ya te digo que es para flipar :). Pues apuntadlo en la lista de prioridades, no os arrepentiréis 🙂 Un abrazo muy fuerte

  14. Sois unos intra-cracks! Madre mia la de envidias que habeis despertado. A mi no. Porque yo soy un machote. Mentira, mentira, mentira…
    Como me alegro de que os hayáis convertido en unos auténticos cazadores de auroras y de que nos hayáis hecho disfrutar al resto.
    Un abrazo parejaaaaa

    • A pesar de que tienes un nuevo cámara para tus vídeos, te vamos a contestar 😛 Muchas gracias mi arma. Tú sí que eres crack, no sólo en el blog sino también como persona, el hueco que has dejado en Madrid es un ejemplo de ello.

      La diferencia entre tú y nosotros es que nosotros sólo cazamos Auroras, tú cazas Marías, Palomas, Pancracias, Sofías, Lauras, Elenas, Franciscas, Benitas…

      Ya en serio, aunque cueste hacerlo contigo. Muchas gracias por pasarte y comentar AMIGO. Nos alegra mucho que te hayamos hecho disfrutar en este viaje. Un beso muy muy gordo de los dos. Te echamos de menos

      • Ya quisiera yo ser un cazador de Benitas…

        Se que el que ha escrito el comentario es David por el tono apocalíptico que le pone a todo lo que me escribe. Venid a verme ya a Sevilla y verás como también os queréis quedar!

        Un abrazo gigantesco pareja!

        • jajaja sí así es! Está tan emocionado que para cuando llego a casa a ponerme delante del Pc ya lo ha contestado todo jajaja. Lo de sevilla está megarequetependiente! Un Besote enormeeeeeeeeee!

          • ¡Que no me entere yo que vais a Sevilla a visitar a Rafa y no avisáis antes! Quiero una foto pro con vistas de la giralda! jajaja :*

  15. ¡Enhorabuena chicos!

    Cuando un sueño se resiste y no se deja atrapar fácilmente, se hace mucho más deseable. Me alegro que tras haber insistido varias veces, y haberos desanimado, al final consiguiérais cumplir esa meta de ver una aurora boreal “de las de verdad”.

    Me gustan vuestras sensaciones de “expecatitivas” vs “realidad” que tenemos los viajeros con lugares emblemáticos del mundo. Y es verdad: a veces decepcionan, otras cumplen lo esperado, y en cambio otras, resultan mucho mejor de lo que ya te imaginabas. A todos nos ha pasado.

    Pues nada, disfrutad de esa sensación positiva por mucho tiempo y no perdáis la ilusión por seguir descubriendo experiencias y lugares nuevos (como si eso fuera a pasarnos algún día, ¿eh?) 😉

    ¡Un abrazote!

    • “De las de verdad” jeje porque existen y son verdes, no como el engaña bobos que vi en Islandia 😛 Seguro que tu disfrutarías mucho también fotografiando allí, Es una auténtico paraíso, de hecho casi todo el turismo son fotógrafos, al menos en invierno.

      ¿Qué deseo tienes tú entre ceja y ceja de fotografiar en un futuro próximo? cuéntanos.

      Muchas gracias por pasarte y comentar.

      Un abrazo enorme

      • Tengo en la lista ir a Escandinavia a fotografiar auroras boreales, aunque va a tener que esperar un poco, porque le tengo el ojo echado a Asia. Quiero volver a ese continente mágico, visitar los países que aún no conozco y perderme en sus junglas, montañas, desiertos y playas mientras sigo aprendiendo y recibiendo lecciones de vida de sus gentes.

        ¿Deseos fotográficos? ¡Uff, no me tires de la lengua! Ya te había comentado que llevo tiempo queriendo ir a Etiopía, y tus fotos no han hecho más que avivar la llama.

        Por quedarme con uno, me encantaría hacer fotos de elefantes asiáticos en libertad bañándose en un lago. ¡En unos meses os cuento! 😉

  16. Que gran post y que grandes fotografías por favor!! Vosotros sois los culpables de que ahora esté con Jose planeando cazar auroras. Mi color favorito es el verde así que imáginate… Qué emoción por favor!!! Creo que voy a llorar cuando las vea!! Enhorabuena por haber transmitido TANTO TANTO!! un abrazoo

    • jaja que linda Gloria!! y a ver si te conocemos de una vez joe, que te vendes cara. Vas a llorar, seguro 🙂 y así al menos nos quedamos tranquilos de que no hemos sido los únicos jaja. Muchas gracias por comentar y cualquier cosa que necesitéis parar preparar un viaje nos decís que os ayudamos encantados. Un besazo enorme

  17. ¡Qué grande esto del post intra-colaborativo! Espero que lo hagáis más seguido para poder ver esas pequeñas diferencias.

    Transmitís a la perfección la ilusión y la emoción de haber vivido una experiencia así, una casi se puede sentir ahí aunque sin tacharlo de la lista claro 🙂

    Las fotos como siempre son espectaculares, ya es que sobra hasta decirlo!

    Genial chicos, me alegro mucho y enhorabuena por el empeño y cariño que le habéis puesto a este viaje, hacéis de cada salida un momento único en vuestras vidas y así mismo lo compartís con el resto. Se agradece entre tanto cinismo un poco de amor a la vida, ¡abrazo enorme!

    • No lo taches!!!!! jaja. Qué bueno sería que alguien lo tachara sin verlo gracias a nuestro viaje eh jaja. Eso hay que verlo, y verlo brillar mucho y flipar y llorar como hicimos nosotros. Ains… Este viaje lo hemos compartido más que otros, sí. Como comento en el post, todo el mundo tiene el derecho a vivir esto y desgraciadamente no todo el mundo puede. Leer a la gente que le han entrado ganas de llorar con el vídeo o las fotos de las auroras parar nosotros es buah, se me eriza el vello. Pero bueno, que os voy a contar a vosotros que con cada vídeo que hacéis mudo una piel de la emoción que me transmitís.

      Muchas gracias por pasarte de nuevo por aquí pequeña artistaza. Y seguid creando porque sois únicos. Y lo mejor de todo ¿sabes qué es?, que lo mejor está por llegar.

      Un besazo. Sin ánimo de banalizar la palabra… “os queremos”

  18. Gran idea lo de contar cada uno vuestra experiencia, cada uno percibe las cosas de diferente manera. Muy bien por lo enriquecedor, cada uno aportando su vivencia.

  19. Qué pasada chicos y cuánto nos alegramos!!! Cómo bien decís, la primera siempre queda grabada en lo más profundo de tu ser. Aún recuerdo cómo Lucía y yo salimos del coche y comenzamos a gritar, a saltar y a abrazarnos. Estábamos solos pero aquello parecía una fiesta porque estaba ella, allí en lo alto, con nosotros. Un momento mágico que nunca olvidaremos. Una sensación de sueño cumplido que te viene a la memoria en cualquier momento para recordarte lo especial que fue.
    Abrazos de los dos para los dos 😉

    • Hola chicos!!! ¿sabéis una cosa? Nos acordamos de vosotros nada más verla, eso quiere decir mucho eh jeje. Es una sensación única. Jamás he sentido ese cosquilleo en la barriga y ese nudo en la garganta por un motivo viajero. Como comento, todo el mundo tiene el derecho de ver semejante espectáculo. Es una lástima que se de en países tan poco accesibles económicamente y que haya personas que no puedan permitírselo. Es la razón por la que hemos querido vivir cada momento con todos e intentar transmitir la emoción como si ellos también estuvieran allí con nosotros. Ahora ya cuando volvamos todo será mucho más relajado. Al igual que el resto de días que vimos auroras, 0 presión y sólo disfrutar.

      Un abrazo muy gordo

    • ah y mil gracias por comentar que creo que no lo dije 🙂

  20. Brutal chicos,

    las fotos me dejan loca (se las he enseñado a todo mi trabajo ya…) y la emoción que transmitís al contarlo hace que piense que algún día tengo que vivirlo. Creo que habéis creado la necesidad en muchos de nosotros de disfrutar de algo parecido. Como amiga, me alegro inmensamente de que tuvierais esas genial oportunidad. Y me ha llegado especialmente la reflexión de lo que es un “sueño”… yo a veces dudo si realmente esos “sueños viajeros” o más bien fuertes deseos / objetivos pueden catalogarse así. Tengo la sensación de que como bien dice David esa palabra se ha banalizado. Pero sin embargo cuando buscas algo con tanto ahínco y en cierto modo hasta sueñas con ello, cuando se convierte realmente en una esperanza tan grande, ahí sí, quizás, se podría hablar de sueño. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Gracias por hacerme soñar!!!!!!!!

    Abrazos,

    Ire

    • Gracias bonita!!! tú enseña enseña jeje. Lo que más nos ha gustado de este viaje es la cantidad de gente que nos ha escrito para decirnos que les hemos despertado las ganas de ver auroras. Para los que contamos y narramos nuestros viajes, es misión cumplida.

      La palabra “sueño, “gracias”, “te quiero” etc, las usamos como parte de nuestro vocabulario diario, aunque deberían de ser usadas solo en merecidas ocasiones, porque aunque no cuesta nada decirlas, eso es verdad, sí que creo que muchas veces se usan (yo el primero) sin el sentimiento que se debería. De verdad que para nosotros lo de ver auroras era casi obsesivo. Al ver el mal tiempo que nos iba a hacer durante los 10 días, estaba planeando comprar un billete en marzo y volver, no podía pasar otro año entero sin verlas. Menos mal que la previsión falló. Es por eso que al verla no pude disimular y lloré como un crío pequeño (soy un sensiblón). Una sensación que no había tenido nunca.

      Gracias por pasarte por aquí. Tenemos muchas cosas que contarnos creo 🙂 así que haber si ponemos remedio.

      Un besazo enorme

  21. Joder, vaya fotos, hermanitos… Comparto cada una de vuestras emociones, las de uno y las de otro. El previo, los nervios, la expectativa, la tensión cuando estás ahí y la ves pero te tienes que mover tú para verla mejor (“¿y si no llego y se va?”), el gozo cuando ves que está ahí delante de ti, para ti… y las veces que la vuelves a ver y ya es como una gran amiga pero que, efectivvamente ya no es como la primera.

    Porque cuando te desvirgas (sea de lo que sea), esa primera vez siempre es la más intensa emocionalmente.

    Que rabia no haber podido acompañaros (porque si no hubiese estado en NZ me habría apuntado), aunque eso creo que lo teníais que vivir juntos.

    Un abrazo ENORME. Cuánto me alegro de haber leído lo que contáis en este post.

    Y sí, son verdes 🙂

    • joer si encima me escribes se me va a hacer más dura tu ausencia 🙁 . ¿Qué tal hermanito? gracias por dejar de enterrar comida para pasarte por aquí y dejarnos un comentario.
      La primera vez es la primera vez siempre. No se lo digas a nadie pero hasta nos volvimos exigentes con las auroras y si eran flojas ya ni nos parábamos los últimos días, pero sshhh que para quien no la haya visto esto es una excentricidad. Nos gustaba mucho el momento caza. Como cuenta Irene, todo un ritual. Porque tenías razón, para ver una aurora hay que currar, y así hicimos. Y vaya si mereció la pena.

      Un abrazo enorme y ah, por cierto, la d610 te echa de menos, me ha dicho.

  22. Ay chicos qué maravilla, cómo me alegro de que hayais convertido este gran sueño viajero en realidad… Me ha encantado leer cómo lo vivió cada uno. Me he imaginado con la música de cazafantasmas escuchando la alarma, vistiéndoos, cogiendo los cachivaches y a correr. Para hacer un corto, de verdad. Y en realidad es así, la aurora es efímera, escurridiza, fantasmal… Así que también me he sentido muy identificada con David por la emoción de verla por fin, yo también fui a Islandia a buscarla y sólo vi nieve y nubes en el cielo… ¡Y qué fotazas! Sin palabras. Quiero ir a Lofoten yaaaa.
    Besazos

    • Gracias Patri!! Es el primer post en el que ninguno le cede el honor de hacerlo al otro jeje, los dos queríamos contar lo que vivimos. Irene es una suertuda que la primera vez que va a buscarlas las encuentra, de ahí su alegría y relajación. Para mí (David) fue algo diferente, si no las llego a encontrar me hubiera dado un bajón importante jeje y me hubiera tenido que comprar un avión para marzo, porque tenía claro que verlas las tenía que ver. Es una sensación de alivio… Ya te tocará ya 😉 Un besazo. Te queremos

Deja tu Comentario